Diario Uno País

Fuentes policiales y eclesiásticas señalaron que la manifestación convocó esa cantidad de personas. “Con la fe no se negocia ni se claudica”, dijo el arzobispo de Buenos Aires.
 

Dos millones y medio de fieles peregrinaron hasta Luján

Por UNO

Unas dos millones y medio de personas arribaron ayer a la Basílica de Luján, tras participar en la 39º Peregrinación Juvenil iniciada este sábado en el Santuario de San Cayetano del barrio porteño de Liniers, para marcar un récord histórico para esta impactante celebración y muestra de fe.

Una multitud de fieles estuvo presente en la misa principal a cargo del arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, monseñor Mario Aurelio Poli.

El “efecto Francisco”, que desde su asunción generó un desborde de fieles en las iglesias, se vio reflejado en un río incesante de peregrinos que llegó a Luján.

Fuentes policiales y eclesiásticas señalaron a la prensa que la manifestación convocó a unos dos millones y medio de personas.

Los 60 puestos de apoyo y sanitarios destacados por la Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular funcionaron a pleno desbordados por el flujo incesante de personas que marcharon.

El papa Francisco envió su saludo a través del arzobispo Poli y la multitud festejó el gesto.

El arzobispo de Buenos Aires remarcó que “con la Fe no se negocia ni se claudica”, ante la imagen cabecera de la Virgen a las 7.

Este año la Peregrinación tuvo como lema “Madre, cuidá la fe de tu pueblo que camina”, mientras el clima ayudó con temperaturas agradables y recibió a los caminantes con un cielo claro y celeste. La homilía de monseñor Poli estuvo centrada en la fe y en el encuentro con la Virgen, fue eminentemente religiosa.

Poli inició sus palabras con el recuerdo de la Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel cuando recorrió embarazada, en caravana, 100 kilómetros hasta la casa de su prima Santa Isabel.

“Y lo hizo para anunciar lo que llevaba en su seno, a su hijo, nuestro señor Jesús. La alegría de su prima Santa Isabel es semejante a la profunda emoción que cada una de ustedes experimentó cuando llegaron al Santuario de la Madre, aquí en Luján”, dijo el prelado.

En un altar levantado al frente de la Basílica, Poli presidió la misa con otros celebrantes también como “devoto de la Virgen”.

“También nosotros le decimos ‘Virgencita, te felicitamos’, porque creíste antes que nadie lo que Dios te anunció y por eso te pedimos que cuides la Fe de tu pueblo que camina, la fe en tu hijo Jesús”, dijo.

Resaltó que “recurrimos a ella porque es compañera en el camino de la vida y enseña a conservar en el corazón las cosas de la fe, las que Dios quiso revelar a los que creen, a los humildes: cuidar nuestra Fe es una tarea delicada y sólo se puede confiar a la custodia de una Madre como María”.

“Una experiencia increíble”

“Me duele todo, pero valió la pena, fue una experiencia increíble”, dijo Milagros, quien hizo la caminata por primera vez. La joven, de 25 años, contó que su mamá hace el recorrido hasta Luján desde hace 10 años, y que nunca olvidará “a toda esa gente. Fue mucho lo que compartimos y nos ayudamos, y alentamos mutuamente para llegar”, comentó.

Por su parte a Jorge, de 53 años, lo conmovió la cantidad de fieles y elogió la organización de la peregrinación.

“Está todo muy bien preparado, hay puestos de salud para los que necesitan asistencia y voluntarios que te animan a llegar”, dijo.

Fuente: Télam.

 Embed      
Concurrencia. Millones de personas participaron en la caminata a la Basílica de Luján, adonde llegaron ayer.
Concurrencia. Millones de personas participaron en la caminata a la Basílica de Luján, adonde llegaron ayer.
 Embed      
Comunión. Monseñor Marco Aurelio Poli le da la comunión a una de las fieles.
Comunión. Monseñor Marco Aurelio Poli le da la comunión a una de las fieles.