Diario Uno > País

Docentes de Alvear marcharon en reclamo del 30 por ciento de aumento y contra la conducción del SUTE

Por Gonzalo Villatoro

“Estamos acá para defender nuestros derechos, el de tener un salario y una vida digna”, dijo eufórico Alfredo Sanz. Las palabras del docente de la escuela Amado Sad y San Martín se replicaron en cada uno de los maestros que asistió a la masiva marcha en Alvear en la tarde de este lunes.

Más de 1.000 trabajadores de la educación de todos los niveles mostraron el descontento con Javier Guevara y la conducción del SUTE y continúan metiendo presión para que no bajen las pretensiones ante el Gobierno.

Con banderas argentinas y pancartas que decían “Alvear dijo basta” o “nuestro pedido no es negociable”, por el 30% de incremento que solicitan, los docentes sureños marcharon desde la sede local hasta el kilómetro cero de la ciudad y a cada paso amplificaron los reclamos y las críticas hacia el secretariado del gremio.

“Estamos acá porque no nos sentimos representados por el SUTE, y que no vengan con eso de que es por una lista, llevo 10 años de afiliada y nunca estuve en ninguna”, tiró Nora Domínguez de la escuela Belisario Roldán de San Rafael que se plegó a la protesta.

Los docentes alvearenses estallaron de bronca el viernes pasado cuando el plenario aprobó el paro por 72 horas y después retrotrajo la medida ante una oferta del Ejecutivo de último momento. Primero se instalaron en la sede todo el fin de semana y ahora están en plan de provincializar la lucha.

Entre varias peticiones, insistieron con el pedido de renuncia al secretariado, la realización urgente del plenario provincial pero en el departamento y que el gremio elabore su propia propuesta salarial para llevar a la mesa paritaria.

Además, como habían anticipado, elaboraron una carta para que llegue a todas las escuelas de Mendoza en la que expresaron “el hartazgo frente a una conducción que sistemáticamente negocia con el Gobierno desconociendo el mandato de los departamento”, reza uno de los párrafos.

 Embed      
Foto: Gonzalo Villatoro
Foto: Gonzalo Villatoro