Diario Uno > País

Dictan sentencia contra Bignone y otros diez represores por crímenes en Campo de Mayo

El Tribunal Oral Federal número 1 de San Martín, Capital Federal, dará a conocer este miércoles la sentencia contra el represor Reynaldo Bignone y otros diez acusados por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en el regimiento de Campo de Mayo.

El veredicto responde a los delitos cometidos en perjuicio de 23 personas, entre ellas, siete mujeres embarazadas, y que incluye la causa por la apropiación de Laura Catalina de Sanctis Ovando, nieta restituida en 2008, y nacida mientras su mamá, Myriam Ovando, se encontraba detenida ilegalmente.

A primera hora de este martes, diversos movimientos de derechos humanos, acompañados por agrupaciones políticas y sociales, se congregarán a esperar el veredicto frente a los tribunales. La audiencia se desarrollará en la sala de la calle Pueyrredón 3728, de la localidad de San Martín, y afuera las organizaciones realizarán una radio abierta y colocarán pantallas gigantes que transmitirán en vivo las palabras de los jueces Héctor Sagretti, Daniel Cisneros (subrogante) y Daniel Petrone (subrogante), que se iniciarán después del mediodía.

El juicio oral comenzó hace casi siete meses e intenta atribuir responsabilidades por los delitos de lesa humanidad a Reynaldo Benito Bignone, Santiago Omar Riveros, Luis Sadí Pepa, Eugenio Guarañabens Perelló, Julio San Román, Hugo Miguel Castagno Monge, Eduardo Corrado, Carlos Macedra, Carlos Eduardo José Somoza, Carlos del Señor Garzón y María Francisca Morillo. En tanto, a Osvaldo García, Director de la Escuela deInfantería dependiente del Comando de Institutos Militares y responsable de los delitos cometidos en el "Área 450", se le suspendió el proceso por razones de salud.

Del Señor Garzón y Morillo fueron acusados por la apropiación de Catalina, que recuperó su verdadera identidad en 2008, tras la búsqueda de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Laura Catalina es hija de Raúl René de Sanctis y Miryam Ovando, quien fue secuestrada el 1 de abril de 1977 en la localidad bonaerense de Virreyes, cuando estaba embarazada de seis meses.  La mujer permaneció detenida ilegalmente en la localidad de Escobar, en un centro clandestino dependiente de Campo de Mayo, hasta que el 11 de agosto de 1977, nació Catalina en el Hospital Militar.

La niña fue apropiada por Carlos del Señor Garzón, ex oficial de inteligencia del Batallón 601, y su mujer, María Francisca Morillo, quienes la inscribieron como hija propia, hasta que en septiembre de 2008, recuperó su identidad.

El juicio busca dilucidar el destino que tuvieron, entre otras víctimas, siete mujeres que al momento de ser detenidas estaban embarazadas: Isabel Acuña, Miryam Ovando, Susana Stritzler,  Beatriz Recchia, Marta Graciela Alvarez, Ana María Lanzilotto y María Eva Duarte.

En esta causa actúan como querellantes la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Laura Catalina de Sanctis Ovando y Juliana García, representadas por los abogados Alan Iud, Mariano Gaitán y Florencia Sotelo; así como también la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos y otras querellas particulares.

Fuente: NA