Diario Uno > País

Después de los feriados, varios gremios amenazaron con hacer paros

Carina Luz Pérez

perez.carina@diariouno.net.ar

Semana Santa promete ser un descanso en la dura carrera que tiene el Gobierno por cerrar los acuerdos salariales del 2013. El jueves 4 de abril debe sentarse con ATE Administración Central (Casa de Gobierno, Turismo,

Zoológico y Registro Civil) para llevarle un ofrecimiento superior al 24% en dos cuotas y convencerlos de que será esa la mejor oferta, aunque no lleguen al 50% sobre el bruto y retroactivo a enero que están pidiendo desde este sector gremial.

Ayer a la mañana tuvo que calmar los ánimos luego de la trifulca que se registró en la puerta de Turismo cuando un grupo de trabajadores de ese ministerio estaba en asamblea y tuvo un fuerte cruce de palabras con su titular, Javier Espina, el cual terminó en una denuncia en la Fiscalía Nº1 por amenazas, según comentó el secretario gremial de ATE, Carlos Simón.

Los empleados judiciales siguen en negociaciones en las mesas técnicas para alcanzar un salario similar a la canasta básica de alimentos, bonificable e integrado a la asignación de clase. El 5 de abril, a las 10, verán si llegan a la meta.

El martes siguiente, 9 de abril, será el momento de negociar con el personal del Tribunal de Cuentas, que pelea por un nuevo convenio colectivo de trabajo porque sostieneque, como cuerpo autárquico, que tiene el deber de controlar a los tres poderes del Estado, y no debería tener el mismo régimen laboral que otros empleados públicos.

Frente de conflicto

El viernes 12 de abril termina la conciliación obligatoria de los gremios de la salud ATE y AMPROS. Y al lunes siguiente, el 15, está prevista una nueva reunión paritaria a partir de las 10.

El escenario de esta discusión en particular es complejo, ya que podrían volver las medidas de fuerza sino hay un ofrecimiento cercano a las pretensiones de ambos sindicatos.

Ayer rechazaron la cuarta oferta de aumento salarial: 15% desde marzo y otro 10% desde julio, es decir, un total del 25%. Justamente la mitad de lo que ellos pretenden de incremento salarial.

Ese porcentaje no seduce a ninguno de los sindicatos más fuertes de la salud, tal cual habían adelantado Raquel Blas, de ATE, e Isabel Del Pópolo, de AMPROS, cuando debieron aceptar la conciliación obligatoria impuesta por Trabajo el martes pasado.

“No está ni cerca de nuestras expectativas, por eso la hemos rechazado, porque no hay ninguna propuesta de retomar la discusión salarial en el segundo semestre del año, porque no se fija ningún aumento para los contratados ni para quienes hacen prestaciones en los hospitales, porque tampoco incluye la suma fija que habíamos solicitado para compensar un poco el Impuesto a las Ganancias”, expresó Del Pópolo.

Agregó también que en medio de la conciliación obligatoria, el Gobierno hizo el descuento del paro del día 14 de marzo pasado, y “esto no debería haber sido así, porque estando en conciliación obligatoria toda la situación se retrotrae a antes del conflicto.

Ellos se comprometieron a devolver el día el 12 de abril próximo. Si esto es así, nos sentaremos el próximo 15 de abril para seguir la negociación, de lo contrario, daremos por fracasada la conciliación y volveremos a las medidas de fuerza”, amenazó Del Pópolo.

La dirigente resaltó que con el sólo hecho de haber recibido el descuenta del día 14, la conciliación se había quebrado y los gremios estaban en el derecho de darla por fracasada, pero prefirieron esperar la corrección y seguir conversando.

Aclaró también que no aceptarán recargos de tareas por los feriados que vienen en los próximos días.

De todos modos, los gremios de la Salud ya adelantaron un panorama de conflictos al menos hasta el próximo invierno.