Diario Uno > País

Criticó al Papa

El nombramiento del excardenal Jorge Bergoglio como Papa fue un baldazo de agua fría la semana pasada para el kirchnerismo. Incluso la presidenta Cristina Fernández se mostró distante, con un saludo frío, al recién nominado jefe de Iglesia Católica en el planeta. 

Con el pasar de los días las distancias se fueron acortando a tal punto que este lunes se concretó un encuentro en Roma entre Francisco y Cristina, el primero del flamante sumo pontífice con un jefe de estado. 

El acercamiento del kirchnerismo al Francisco no ha caído del todo bien en determinados sectores del oficialismo. Entre ellos se destaca Carta Abierta, grupo de intelectuales formado a partir de la crisis de la resolución 125 (que enfrentó al kirchnerismo con el campo). 

Quien lo expresó con claridad este fin de semana fue el sociólogo Horacio González, director de la Biblioteca Nacional y miembro de Carta Abierta. 

En el último encuentro del grupo manifestó: "No puede ser que compañeros nuestros entren en esa superchería, no puede ser de ninguna manera y hay que criticarla". 

"Me parece un retroceso político trascendente, inútil, criticable y riesgosísimo, lleva el mito de la nación católica al límite de la estupidez electoralista y a la incapacidad de reflexionar la profundidad de este tema", reflexionó el catedrático en un salón de la Biblioteca. 

Agregó: "estoy escandalizado por los carteles que hay en Buenos Aires y por las personas que inventaron un Papa Peronista. Los carteles del Papa peronista me parecen un ataque profundo y torpe. Esos afiches son vergonzosos. Y hay personas que lo dicen en los medios de comunicación, muy tranquilos", insistió. 

González se preguntó irónico: "A ver cuántos viajes de subte va a hacer allí, si va a tomar el colectivo 12 como tomaba el Chacho, que yo digo que fue el único político argentino que tomó sinceramente un colectivo". Paso siguiente, apuntó: "Tendrían que llamar a un Concilio para el fin del celibato, tendría que hacer eso, si quiere hacer algo en serio, que declare el fin del celibato en el sacerdocio". 

Además el sociólogo comparó al anterior papa con el actual, con saldo favorable para el primero: "Ratzinger es más interesante (que Bergoglio) porque tenía una idea spinozista del mundo, Cristo era una estructura del mundo, era un tipo intelectual, Ratzinger era alemán y no iba a decir 'y la cosa así no va'. Yo no me voy a dejar (engañar) por una persona, ¿cuántas pasaron por tu vida que eran flor de crápula y hablaban perfecto lunfardo?". 

Cerró diciendo: "El estilo Bergoglio lo conocemos bien, son estilos demagógicos que, por la magnificencia del Vaticano, que custodian los tesoros de la humanidad, entonces no es cualquier cosa".

Fuente: UNO Entre Ríos