Diario Uno > País

¿Cristina quiere cambiar de imagen?

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner apareció este enero en primera plana en los mediosnacionales e, inclusive, internacionales. Esta vez no fue por la pelea por la salida del titular

del Banco Central ni el Fondo del Bicentenario sino por sus traspiés discursivos.

Desde su clara alusión a los desaparecidos hasta los consejos sexuales-gastronómicos que

incluyen el cerdo como alternativa al Viagra hasta los términos lunfardos para referirse a su

estrategia política, aparecen elucubraciones en el ámbito político y de publicidad que plantean la

posibilidad de que la mandataria haya decidido cambiar  para parecer "más popular" o tapar el

escándalo por los decretos de necesidad y urgencia que le retruca la oposición y analiza el

Congreso.

"

La ingesta de cerdo mejora la actividad sexual. Es mucho más gratificante

comerse un cerdito a la parrilla que tomar Viagra", recomendó la mandataria esta semana.

En su escalada de humoradas, el pico más alto llegó a mitad de semana, con sus sugerencias

alimentarias. La mandataria, "fanática" confesa del cerdo, aclaró que no lo decía "para quedar

bien" o hacer "propaganda de nada", y contó su propia experiencia.

"El anterior fin de semana, cuando estuvimos en El Calafate, en lugar de corderito nos

comimos un cerdito a la parrilla riquísimo, al aire libre. No sólo me comí la carne, sino también

el cuerito crocante hecho galletita, algo riquísimo. Impresionante", detalló

La mandataria también aconsejó comer pollo "porque ayuda a bajar de peso" a quienes lo

necesitan y a "mantenerse en forma" a los que están flacos. "Si uno está delgado y, además, hace

actividad física, entonces siente que tal vez pueda volar con sus sueños, como los pollos", dijo en

la semana que se mostró de buen humor, aunque algunos atribuyen todo a una estrategia para mejorar

su imagen en las encuestas.