Diario Uno País

La Presidenta inauguró la ampliación de la refinería de Luján de Cuyo este miércoles con una gran asistencia de la militancia kirchenerista. Si bien más de dos mil personas esperaban ansiosas el corte de cinta, esto sucedió sin la prensa.

Posteriormente, Cristina se unió a una mesa junto al gobernador, Francisco Pérez, el CEO de YPF, Miguel Galuccio y el ministro de Infraestructura, Julio De Vido.

Un exultante Paco Pérez le entregó a la mandataria una placa conmemorativa con el escudo de Mendoza y un libro titulado “La Década Ganada”.

La mandataria tocó suelo mendocino pasada las 18 y se trasladó en un helicóptero hasta el predio de la refinería de Luján, donde en la previa se desarrollaron algunos conflictos entre la Cámpora y la Tupac Amaru por ocupar el lugar más cercano al escenario.

Tras la inauguración de las obras provinciales, Cristina abrió videoconferencias con Salta, Neuquén y Buenos Aires en donde también se desarrollaron obras vinculadas al área energética.

Las obras que pondrá en marcha Cristina representan "la inversión en refinación más importante de los últimos 25 años", según definió la propia mandataria y había calificado YPF en una solicitada publicada este miércoles en varios matutinos.

La planta de Luján de Cuyo cuenta con capacidad para refinar 105.500 barriles de crudo por día y elabora todos los productos que YPF comercializa en el país, y las nuevas obras permitirán producir combustibles con bajo contenido de azufre, más limpios y de mejor calidad.