Diario Uno > País

Cristina admitió los aumentos en la carne y culpó a los ganaderos

BUENOS AIRES, 9 febrero (NA) - La presidenta Cristina Kirchner admitió hoy los aumentos de preciosque vienen denunciando los consumidores, al reconocer que "la carne ha aumentado mucho", y

responsabilizó por esta suba a "especulación" de los ganaderos para engordar la hacienda y tener

más ganancia.

La jefa de Estado admitió esas subas durante un acto que fue subiendo de tono en el partido

bonaerense de Ituzaingó, donde arengó sobre la necesidad de defender el "modelo de producción y

aliento al consumo", con lo cual descartó medidas alternativas ante una eventual espiral

inflacionaria.

Desde el Gobierno venían reconociendo las remarcaciones -los lácteos subieron 30 por ciento-

ante una escalada de precios que ya se hizo indisimulable, y que promete tallar con fuerza en la

discusión de las paritarias que se vienen.

Distintos gremios salieron a reclamar aumentos que promedian el 25 por ciento, y el propio

secretario general de la CGT, Hugo Moyano, había alertado que la central obrera reclamaría aumentos

"con los precios del supermercado, y no los del INDEC".

Moyano advirtió también que la inflación es "una realidad que nadie puede negar", en

respuesta a funcionarios como el ministro Amado Boudou, que consideran que sólo se está dando un

"reacomodamiento de precios".

Los aumentos en el precio de la carne se convirtieron en un dolor de cabeza para el bolsillo

de los consumidores, ya que el kilogramo de milanesa de ternera ya se vende a 32 pesos el kilo en

algunas carnicerías, el vacío a 35 y el lomo llega a 50.

La Presidenta dijo que "la carne ha aumentado mucho, como también el precio que perciben los

productores, que están cobrando precios en sus campos como nunca".

"El precio de la carne aumentó porque ha llovido mucho y entonces se mantiene toda la

hacienda en el campo para alimentarla y engordarla más, así van a ganar más dinero", sostuvo la

jefa de Estado.

En medio del acto, desde la concurrencia una mujer le pidió a la Presidenta que hablara

sobre los aumentos de la carne.

"Ya vamos a hablar de ese tema", le respondió Cristina, y al rato lanzó duras críticas hacia

los productores de ganado por retener la hacienda y provocar los aumentos.

Cristina dijo que "es una ley de la economía, si el que produce gana más, el consumidor

también paga más". 

El Gobierno aseguró que los ajustes no son generalizados, mientras los consumidores soportan

alzas del 30 por ciento en lácteos y la disparada en el valor de la carne parece no encontrar un

techo.

Este miércoles el INDEC dará a conocer la inflación de enero pasado, que para las

consultoras privadas superó el 2 por ciento.

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, viene manteniendo contactos con la

cadena frigorífica y las carnicerías para tratar de frenar el alza de precios, pero no habría

tenido suerte porque el problema es la suba en el valor de la hacienda en Liniers y otros entes

concentradores.

Si bien aseguró que la situación se regularizará, el jefe de Gabinete reconoció que tardará

al menos dos o tres meses en normalizarse, por lo que muchos consumidores ya empiezan a pensar en

cómo sustituir alimentos centrales en la dieta de los argentinos.

El Gobierno le apuntó a los ganaderos por el aumento en los precios de la hacienda, al

denunciar que están reteniendo animales para engorde, y relacionó las subas con el prolongado

conflicto que la Casa Rosada mantiene con el sector agropecuario desde marzo de 2008.

Desde la oposición cargaron duro contra el Gobierno por las alzas de precios: "Amado Boudou

y Aníbal Fernández nos quieren hacer creer el cuento del país de las maravillas, les recomiendo ir

a hacer las compras", señaló el diputado nacional por la UCR Miguel Angel Giubergia.

"La explicación técnica y simplista que hacen de los aumentos de precios estos funcionarios

suena como una burla a cada uno de los argentinos que día a día sufren los incrementos en los

productos y servicios", dijo el legislador, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda

de la Cámara baja.

El titular del Centro de Industriales Lecheros, Miguel Paulón, admitió que los productos

lácteos sufrieron aumentos de alrededor del 30 por ciento, a raíz de la eliminación de

compensaciones que el Gobierno otorgaba a productores.

"Las compensaciones que otorgaba el Gobierno fueron sustituidas por el precio que la

industria le paga al productor. Por eso, hubo que hacer algún ajuste de precios a la salida de

fábrica para los productos", explicó el dirigente.

A mediados del año pasado, la materia prima "se pagaba entre 60 y 70 centavos de peso por

litro, y en este momento se paga entre 1,05 y 1,10 peso al productor.

Por su parte, el titular de la Cámara de Industria del Comercio de la Carne de la Argentina,

Miguel Schiariti, advirtió que los precios de la carne "no tienen techo" y por eso "seguirán en

aumento".

"Es un problema que vino para quedarse", aseguró el empresario en referencia a la suba de

precios, pero consideró que "posiblemente, este nivel de precios haga que el sector vuelva a ser

rentable y en dos años tengamos una ganadería recuperada".

El vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías, Alberto Williams, admitió

que los precios de la carne están "sobrevaluados", y aseguró que el Gobierno le pidió

"tranquilidad" al sector para frenar las subas.