Diario Uno País

Luego del fallecimiento de la bebé chaqueña, dada por muerta en 2012 apenas nació, su madre le agradeció por hacerla "la mujer más feliz del planeta" y aseguró que se "volverán a ver".

Conmovedor: la mamá de Luz Milagros publicó una emocionante carta en su perfil de facebook

Por UNO

Después de la muerte de Luz Milagros, la beba que fue dada por muerta al nacer en mayo del 2012, su mamá, Analía Boutet publicó una dolorosa carta en  Facebook.

"Hoy mi amor no me despido, sólo nos damos un tiempo. Nos volveremos a ver", escribió Analía Boutet en su cuenta de Facebook. Allí también expresó su "tranquilidad" por "saber que luchamos juntas" por su vida.

"Dios me la prestó y puedo asegurar que en este año, dos meses y 20 días me hizo la mujer más feliz del planeta", remarcó la mamá, y agregó: "Hoy mi ángel está feliz, corriendo, riendo, como fue el sueño de todos la que la amamos".

Los restos de Luz Milagros eran velados desde anoche en la Cooperativa de Aguas de la localidad chaqueña de Fontana. Allí se acercaron gran cantidad de familiares, allegados y vecinos. Luego serán trasladados para su inhumación al Cementerio Municipal de esa localidad, situada a cinco kilómetros de Resistencia, donde vive la familia. Los restos serán despedidos cerca de las 16.

El sábado por la tarde, cuando estaban en la casa de la abuela materna, en Santa Fe, Luz Milagros sufrió una descompensación y fue llevada de inmediato al hospital para que fuera atendida. Había tenido un paro cardíaco y tuvieron que realizarle maniobras de reanimación. Después, se decidió trasladarla a Rosario de emergencia para que fuera atendida en un centro de mayor complejidad, pero los médicos no consiguieron salvarle la vida.

Luz Milagros había nacido en forma prematura, con seis meses de gestación, el 3 de abril del año pasado en el hospital Julio Perrando de la capital chaqueña. Allí, luego de ser dada por muerta y permanecer 12 horas en la morgue, fue encontrada con vida por sus padres. Desde entonces, protagonizó una gran pelea para sobrevivir, con reiterados obstáculos en el camino.