País

La nena murió hace dos años a causa de los fuertes golpes que le propinaron Roberto Ábalos y Gabriela Verónica Porcario.

Condenaron a perpetua a los padres de la pequeña Andrea Ábalos por matarla a golpes

Por UNO

Tal como lo solicitó el fiscal Javier Pascua, este martes el Tribunal condenó a los padres de Andrea Ábalos, Roberto Carlos Ábalos (27) y Verónica Gabriela Porcario (33), a prisión perpetua por la muerte de la pequeña de sólo 18 meses, ocurrida el 1º de mayo de 2009.

Pascua solicitó en la jornada del lunes la dura pena de prisión perpetua por homicidio agravado por el vínculo, en su modalidad por dolo eventual.

La nena vivió un calvario antes de morir y pese a que varios organismos alertaron a la magistrada de Familia Elsa Galera sobre el alto grado de riesgo que la niña corría en el seno de su familia, fue restituida a los padres basándose en el consejo de una ONG.

Según el informe médico que consta en el expediente judicial, “venía en estado grave, hiporreactiva, con palidez cutánea y rigidez en extremidades superiores e inferiores. Tenía la mirada desviada hacia la izquierda y la pupila izquierda no tenía respuesta a la luz; dos fracturas: en el cráneo y la tibia derecha, que nunca fue tratada cuando tuvo dos o tres meses de vida”.

Desde un principio, los padres de Andrea sostuvieron que había muerto a causa de un cuadro de broncoaspiración. Sin embargo, pronto se determinó que la niña había sufrido graves lesiones que confirmaron un terrible caso de maltrato infantil. Las explicaciones de los padres de que las lesiones obedecían a caídas accidentales no convencieron, y fueron detenidos.

Ábalos y Porcario fueron sometidos a un primer juicio en 2010 donde fueron encontrados culpables y condenados a seis años y diez meses, y seis años y ocho meses de prisión, respectivamente, por abandono de persona seguido de muerte, agravado por el vínculo.

Ese juicio fue anulado por la Corte Suprema de Justicia ya que encontró viciados los fundamentos de la sentencia y ordenó un segundo proceso. Además, se cuestionó duramente a la jueza de Familia Elsa Galera, quien omitió las evidencias de maltrato físico en la niña y la devolvió a su familia, con el resultado trágico del final.

Dejá tu comentario