Diario Uno > País

Con nuevos egresados, este año se revertiría la falta de maestros

Por Sara Gonzálezsgonzalez@diariouno.net.ar

Este podría ser un año bisagra para superar el déficit de docentes que complica a las escuelas primarias. Es que a partir del actual ciclo lectivo se comenzarán a recibir los primeros egresados de los Institutos de Formación Docente, desde que se extendieron las carreras de tres a cuatro años en 2009. Esa extensión provocó un bache en el egreso de alumnos, que terminó de complicar un panorama que ya era problemático en los colegios.

Entre 2010 y 2012 se recibieron más o menos la mitad de los maestros de los que debería sumar el sistema cada año para cubrir las vacantes. En 2010, fueron 320 los egresados cuando, como piso, son necesarios 500 nuevos docentes para mantener el equilibrio.

Esta situación complicó la cobertura de cargos en las escuelas primarias, tanto públicas como privadas. Directivos y padres se acostumbraron a ver a estudiantes avanzados de magisterio dando clases en las aulas, con todos los inconvenientes que esto supone.

Números en rojoSegún el cálculo de la DGE, hay un promedio de 600 llamados anuales para cubrir cargos, que se ocupan recién en el cuarto llamado a concurso. Es decir, que son cubiertos por postulantes que llevan carpeta de antecedentes y que no tienen bono de puntaje porque aún no se han recibido.

Pero a partir de este año la situación podría comenzar a mejorar, según la subsecretaria de Planeamiento y Evaluación de la Calidad Educativa, Livia Sández, que tiene en cuenta las previsiones para este año. Hace pocos días egresaron 87 docentes del Instituto Nº9-001 de Educación Superior Docente y Técnica General San Martín. Esta fue la primera promoción que se recibió en cuatro años, luego de que fue puesto en vigencia el nuevo diseño curricular. Para la DGE, fue tan trascendente que el acto de egresados fue presidido por la titular de la DGE, María Inés Abrile Vollmer.

A esta primera camada de egresados se le sumarán –según el cálculo de Sández– unos 80 de la Escuela Normal y unos 30 del Instituto Privado Rayuela, que serán los próximos que tendrán egresados para ofrecer al mercado laboral.

Los motivos Hay tres grandes factores que han colaborado para componer el actual escenario de falta de maestros. El primero fue la posibilidad de tomar la jubilación anticipada a los 57 años que se puso en vigencia en el 2005. La medida sacó del circuito laboral a varios docentes experimentados.

“El Gobierno debiera haber reaccionado rápidamente para anticiparse al problema”, indicó Sández, deslizando una crítica a la administración de ese momento, al mando de Julio Cobos.

El segundo factor fue la decisión que se tomó en el 2009 de ampliar la formación docente en un año. El objetivo de fondo era mejorar la calidad profesional de los maestros, para ponerla más a tono con la complejidad que hoy tiene la vida escolar. Pero la decisión hizo que se produjera un quiebre en el número de egresados entre 2010 y 2011. Para compensar ese faltante, la DGE dispuso, mediante resolución, que los estudiantes que adeudaban hasta un máximo de siete materias pueden comenzar a dar clases.

Esto fue un paliativo que trajo sus consecuencias. La DGE y, sobre todo, Educación Privada, tuvo que hacer hincapié en vigilar a las instituciones para que los estudiantes-maestros que abandonaban la carrera no siguieran dando clases. “No corresponde, no pueden quedarse con el cargo si no se reciben”, puntualizó Sández.

El tercer factor que influye en la escasez de docentes obedece a una cuestión de fondo: la carrera docente ha perdido la valoración social que supo tener en otra época y la remuneración no compensa las dificultades y complejidades que ha sumado la labor en las últimas décadas. Consciente de esa realidad, el presidente de la Asociación de Colegios Privados, Arnaldo Sánchez, expresó: “Falta consideración social para los maestros y los sueldos no ayudan. Hoy se enfrentan a una situación muy difícil porque la educación se ha vuelto una tarea muy compleja”.

El secretario general del SUTE, Javier Guevara, consideró: “El sueldo es un elemento fundamental para incentivar a los jóvenes para que elijan la carrera, pero no es determinante. Por un lado, hay que revalorizar la figura del trabajador de la educación y también hay que darle posibilidades de ascenso profesional. Los sueldos no ayudan, un docente con 10 años de antigüedad, sin zona, va a cobrar (con el último aumento) de bolsillo $4.400 y uno que recién se inicia $3.500”.

Distribución de los Institutos de profesorado de Nivel Inicial y Primario de gestión estatal

  • 13 son en total
  • 4 en zona Este
  • 5 en zona Norte-Centro
  • 3 en Valle de Uco
  • 1 en zona Sur (en San Rafael)
  • Además, en todas las regiones hay, por lo menos, un instituto privado.