Diario Uno > País

Con la nueva norma, se cerraron 12 saunas y 4 cabarets en Capital

Javier Cusimanocusimano.javier@diariouno.net.ar

La prostitución en Mendoza sigue dando que hablar, ya que desde la puesta en marcha de la ordenanza capitalina que prohíbe la oferta sexual en la ciudad, para muchos vecinos, a juzgar por los resultados, la ley es sólo una pantalla. “Dicen que están trabajando en el asunto y que ya se cerraron muchos sitios de alterne clandestinos pero lo cierto es que para nosotros que convivimos con esta realidad a diario no ha variado demasiado. La  mayoría sigue en pie”, dijeron los entrevistados pidiendo que se reserven sus identidades.

En total 12 saunas y cuatro cabarets (locales de baile clase A) fueron clausurados en Capital a poco más de un mes de que se pusiera en funcionamiento la ordenanza que se aprobó el 13 de noviembre pasado, por la cual se prohíbe el servicio de prostíbulos y locales nocturnos que promuevan encubierta o directamente la oferta sexual. A estos operativos deben sumarse la desaparición de otros 16 espacios.

Sin embargo, los avances no son representativos porque, como sostiene el concejal Alberto Montabrun (Frente Amplio Progresista) en sintonía con otros ediles, “se esperaba que el reglamento generara una avalancha histórica de cierres”, teniendo en cuenta que en Capital hasta diciembre de 2012 distintos informes especificaban que trabajan más de 80 sitios clandestinos.

A esta deficiencia se le agrega la sensación de los vecinos, para quienes las cosas no cambiaron significativamente puesto que muchos de los saunas denunciados siguen en actividad con normalidad y sin ningún impedimento. “No sólo se sigue trabajando ilegalmente en ellos, sino que además ahora cuentan con personal de vigilancia”, coincidió un grupo de comerciantes sobre los resultados de la ordenanza.

“Basta hacer un recorrido por algunas de las calles como Rioja, General Paz, Barcala, Godoy Cruz, Eusebio Blanco, Salta o Garibaldi, y constatar que no se requiere demasiada investigación para saber dónde se ofrece sexo por dinero”, explicó otro vecino cercano a la calle Chile y a la vez, dijo que falta mucho para eliminar definitivamente la actividad ilegal en el radio capitalino.

Meretrices en contra

Otra franja de la sociedad que reprocha la ordenanza, pero no particularmente por las insuficiencias en su aplicación sino más bien por su misma promulgación, son quienes están agrupadas en torno a la Asociación Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR). “La sociedad es muy hipócrita, de día nos critica y de noche nos sale a buscar. No puede seguir sosteniéndose que lo que hacemos es un delito, porque prohibir no acaba contra el proxenetismo y la trata de personas”, sentenció Fátima Olivares, secretaria de AMMAR.

“La ordenanza de Capital perjudica a las familias que viven de este trabajo y esconde a los que realmente están fuera de la ley”, explicó la mujer ilustrando a su entender los alcances de la reciente normativa, en vigencia desde el 28 de enero, pese a los sucesivos pedidos de prórroga presentados por la asociación y rechazados por el Municipio en cada uno de los encuentros durante los dos últimos meses.

Carolina (26), Liliana (32) y Mía (23) entrevistadas en los lugares donde prestan servicios sexuales afirmaron que pelearán por defender su actividad y que esperan se pueda avanzar cuanto antes en una ley provincial que regule el comercio sexual. “Una medida mucho más conveniente que intentar ocultarnos o negarnos frente a una sociedad que hace oídos sordos a los reclamos, pero que no duda en acercarse cuando nos necesita”, dijeron.

“Rechazamos la ordenanza y reivindicamos el ejercicio de nuestra actividad en el ámbito privado. Los policías, gendarmes, políticos y jueces dicen que están contra la trata de personas y la explotación de las mujeres por la televisión, pero luego se acercan hasta aquí para consumir nuestros servicios”, aseguraron.

“Recibimos a diario a policías que confiesan estar de guardia y haberse tomado el atrevimiento de escaparse de sus puestos para un servicio sexual antes de seguir. Ellos son supuestamente los que investigan dónde estamos. De nosotros tiene conocimiento la Policía y Gendarmería que realizó un allanamiento semanas atrás y a pesar de eso nadie hasta ahora se acercó con una orden que nos impidiera continuar trabajando en esta casa”, añadieron las chicas de un conocido prostíbulo céntrico.

No hallaron casos de trata

Desde la Dirección de Comercio e Inspección informaron: “En todos los lugares registrados hasta el momento, no fue descubierto ningún caso de trata de personas, ni de abuso y explotación a menores de edad”. Además detallaron que desde la puesta en validez de la ordenanza, el Municipio actúa diariamente con ocho inspectores dedicados únicamente a esta tarea.

Carlos Pasquale, el encargado de llevar el seguimiento y la coordinación de las inspecciones, aseguró que el reglamento que en su momento fue debatido y en algunos casos rechazado, en muy poco tiempo ha dado más resultados de los esperados, ya que permitió mediante herramientas concretas avanzar sobre las denuncias que a diario recibían de vecinos de la 2ª, 3ª y 4ª secciones.

“Muchos de los que estaban fuera de regla sintieron terror y se fueron por su propia cuenta”, especificó el funcionario.

Aunque luego, menos contento con los resultados, admitió que su trabajo no es suficiente y que en casos puntuales necesitan proceder en coordinación con la Policía y la Justicia. “Es muy difícil el lugar que nos toca porque como inspectores dependemos de allanamientos aprobados por jueces, que demoran en salir y coordinación con la Policía o Gendarmería que reserva para sí mucha información”, dijo el funcionario.

Qué dice la ordenanza

La ordenanza aprobada el 13 de noviembre pasado fue creada luego de que la desaparición de la lavallina Johana Chacón pusiera en el centro de la escena pública la problemática de la trata de personas en la provincia.

La normativa fue impulsada por la Comuna que encabeza Víctor Fayad y fue aprobada por 11 votos afirmativos y una abstención.

Si bien debería haber comenzado a funcionar 30 días después de promulgada, una prórroga frenó su funcionamiento hasta el 28 de enero.

Compuesta por nueve artículos la ordenanza, puntualmente prohí- Visiones “La sociedad es muy hipócrita. De día nos critica y de noche nos sale a buscar... prohibir no acaba con el proxenetismo y la trata”.

Fátima Olivares titular de ammar “Es muy difícil el lugar que nos toca porque como inspectores dependemos de allanamientos aprobados por jueces, que demoran en salir...”.

Carlos Pasquale funcionario be todo tipo de sitio abierto al público en donde se realicen, promocionen o faciliten actos de prostitución u oferta sexual, cualquiera sea su tipo o lugar.

El artículo 1 prevé la prohibición de instalación, funcionamiento, regenteo, sostenimiento, promoción, publicidad y administración de establecimientos y/o locales de alterne.

Mientras que el artículo 4 especifica que se entiende por local de alterne: “A todo lugar abierto al público en donde se realicen, toleren, promocionen, organicen o de cualquier modo se faciliten actos de prostitución Qué dice la ordenanza u oferta sexual, cualquiera sea su tipo o modalidad”.

Y también aclara que abarca “a los locales de cualquier tipo abiertos al público donde los concurrentes traten con personas contratadas para estimular el consumo o el gasto en su compañía; y/o, sitio donde bajo cualquier forma, modalidad o denominación se facilite, organice, desarrolle o se obtenga provecho de la explotación de la prostitución ajena, hayan prestado o no las personas explotadas y/o prostituidas y/o que se prostituyen, su consentimiento para ello”.