Diario Uno > País

Con la ida de Vale, once mil personas perderán sus trabajos

Por Juan Manuel Porolliporolli.juan@diariouno.net.ar

Finalmente ocurrió: la empresa minera Vale dio el portazo al megaproyecto de Potasio Río Colorado en Malargüe y anunció que suspende las actividades.

El Gobierno nacional emitió un comunicado manifestando que “lamenta la decisión unilateral de la empresa Vale de capitales brasileños de abandonar el emprendimiento” y manifestó que buscará “los medios conducentes a la continuidad del proyecto y a recuperar la dinámica de trabajo prevista”.

Desde el Ejecutivo Nacional aseguraron que hicieron todo lo que estaba al alcance, pero que Vale exigía que se implementaran, entre otras, las siguientes medidas: pago con bonos de deuda externa a valor nominal, recuperación anticipada del IVA, eliminación de retenciones al cloruro de potasio y reducción de los compromisos de inversión ante las diferentes jurisdicciones.

“El conjunto de lo solicitado implicaría un aporte estatal de aproximadamente 30 mil millones de dólares en el curso de dos años y sin contraprestación alguna, que deben sumarse a los beneficios impositivos para la minería que existen en nuestro país, lo que es público y notorio”, manifestaron desde el Gobierno.

Todo se desencadenó en el mediodía de ayer, cuando la firma brasileña emitió un comunicado anunciando que “está suspendiendo la construcción del proyecto Potasio Río Colorado, teniendo en cuenta que, en el actual contexto macroeconómico, los fundamentos económicos del proyecto no están en línea con el compromiso de Vale con la disciplina en la inversión de su capital y con la creación de valor”.

Carlos Ferrer, titular de la Cámara Servicios Mineros de Mendoza, afirmó: “Esto es un desastre. Estamos hablando de 4.500 personas que trabajan en forma directa y otras 7.000 indirecta, a través de las subcontratistas, que perderán sus fuentes laborales”.

Desilusionado, Ferrer agregó: “Estábamos esperanzados en que los actores que toman las decisiones estuvieran a la altura del proyecto, pero es un gran fracaso para la provincia. Mientras en el mundo se generan inversiones, los proyectos acá se caen a pedazos”.

En el mismo comunicado, desde Vale dejan la puerta abierta a la posibilidad del reinicio de actividades, aunque no ponen fecha.

El Gobierno provincial le había otorgado dos extensiones al emplazamiento que realizaron para que presentaran el cronograma de reinicio de actividades, cuestión que nunca se cumplió.

Carlos Molina, director de Minería de Mendoza, a principios de febrero dijo a Diario UNO que se intimó “bajo apercibimiento de configurar abandono de la concesión, según establece el artículo 226 del Código de Minería, en el que se dispone la caducidad de la concesión por incumplimiento de las obligaciones”.

Críticas por la mineraUna vez conocida la decisión de Vale, desde la UCR le mandaron una carta al gobernador Francisco Pérez para solicitarle una reunión urgente.

También se hizo eco de la noticia el ex candidato a gobernador en el 2011 Luis Rosales, quien manifestó que “Vale es otra víctima del modelo kirchnerista, que viene asfixiando a las economías regionales”.

Desde el radicalismo sostuvieron: “Cuando se habla de Potasio Río Colorado no sólo se hace referencia a un proyecto que quedaría trunco, sino que también dejaría en la calle a más de 4.000 trabajadores, de los cuales más del 70% son mendocinos, y deudas millonarias con los proveedores que le suministraron servicios y productos para que se desarrollara la primera parte del emprendimiento, vinculado a la obra civil”.