Diario Uno > País

Comienza el juicio por el "Plan Cóndor"

Las responsabilidades en el denominado "Plan Cóndor", implementado por las dictaduras de los países sudamericanos en las décadas del 70 y 80 para perseguir y exterminar opositores políticos, comenzarán a ser juzgadas este martes por el Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1) y tendrá entre los acusados a los exdictadores Jorge Videla y Reynaldo Bignone.

El Plan Cóndor fue una estrategia implementada por los gobiernos de facto del subcontinente a partir del golpe de Estado que derrocó en Chile al socialista Salvador Allende y, a través de él, los perseguidos políticos que se refugiaban en los países vecinos eran asesinados, desparecidos o deportados.

De este plan participaron las dictaduras de Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia, Perú y Paraguay, donde fueron descubiertos la mayoría de los archivos secretos de las acciones conjuntas llevadas a cabo por aquellos años.

Además de Videla y Bignone, estarán sentados en el banquillo de los acusados el exministro del Interior de la dictadura Albano Harguindeguy, y Luciano Benjamín Menéndez, el por entonces poderoso represor a cargo del Tercer Cuerpo de Ejército, sobre quien ya pesan siete condenas a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad.

El juicio, que comenzará el martes próximo a partir de las 10.00 en los tribunales federales de Retiro, en la Capital Federal, ventilará también las responsabilidades de otros 21 acusados por centenares de arrestos, torturas y desapariciones.

Sobre Videla pesan hasta el momento dos sentencias de prisión perpetua y otra a 50 años, en tanto que Bignone -el último dictador antes de la transición democrática- tiene una condena de por vida, otra a 25 años y una tercera a 15, en todos los casos por graves violaciones a los derechos humanos.

La justicia argentina había solicitado, en el marco de esta causa, la extradición del exdictador peruano Francisco Morales Bermúdez, pero fue denegada, en tanto en 2011 un tribunal argentino condenó a prisión perpetua al exgeneral Eduardo Cabanillas como responsable de Automotores Orletti, el centro clandestino de detención y tortura por donde pasaron cientos de prisioneros, en su mayoría uruguayos, pero también de otras nacionalidades.

Fuente: NA