Diario Uno > País

Comenzó la distribución de vacunas antigripales en todo el país

El ministro de Salud de la Nación, Juan Luis Manzur, puso en marcha formalmente la distribución de vacunas antigripales en todo el país al recibir este jueves en Buenos Aires una partida correspondiente a las 7,2 millones de dosis que se aplicarán este año en forma gratuita y obligatoria a personas comprendidas en los grupos de riesgo para disminuir el impacto de la gripe. 

“La vacuna ya está en Argentina para la totalidad de los grupos de riesgo, a partir de hoy empieza la logística de distribución y la expectativa que tenemos es que en los próximos diez o quince días se complete la distribución a lo largo y a lo ancho del país para poner en marcha la campaña de vacunación antigripal 2013”, explicó el funcionario tras encabezar un acto de recepción de las vacunas, que se realizó en un frigorífico del barrio porteño de San Cristóbal, donde se centraliza el stock de dosis adquiridas por el Estado nacional con el objetivo de disminuir la mortalidad por Influenza durante el próximo invierno. 

Luego de señalar que “a partir de 2010, la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, incorporó al calendario oficial de inmunizaciones la vacuna contra la gripe”, Manzur dijo que “a partir de entonces, todos los años antes de que finalice el verano hacemos la recepción formal de las vacunas”. Además, el ministro recordó “lo que ocurrió en 2009, cuando hubo una epidemia de la que no se conocían antecedentes, que provocó más de 600 muertos en nuestro país”. 

“La vacuna que hoy estamos recibiendo es la que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y contiene las tres cepas de Influenza que circularon en el Hemisferio Norte, que son la A (H1N1), la A (H3N2) y la B, con lo cual la cobertura que tiene es realmente muy amplia”, destacó Manzur, quien durante el acto estuvo acompañado por el director ejecutivo del PAMI, Luciano Di Césare. 

El titular de la cartera sanitaria nacional especificó que “los grupos vulnerables que deben aplicarse la vacuna son el personal de salud, las embarazadas en cualquier etapa de la gestación, las madres de bebés menores de 6 meses, los chicos menores de 2 años, los mayores de 65 años y las personas de entre 2 y 64 años que tengan patologías de base, como pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, renales y cardiovasculares”. 

Manzur recordó que “hace muy pocos meses la Presidenta de la Nación puso en marcha la producción nacional de este insumo estratégico a nivel mundial en el capítulo sanitario. Varios de los componentes de esta vacuna ya se producen en la Argentina, donde funciona una de las nueve plantas de estas características en el mundo”. 

El ministro hizo alusión a que, en el invierno del hemisferio norte, la gripe se presentó con particular virulencia. “Sabemos lo que ocurrió en muchos lugares de Europa y Estados Unidos, donde la circulación fue importante, causó muchas muertes y además en muchos países se declaró la emergencia sanitaria a raíz de esta situación”. 

Según reportes oficiales, en EEUU los virus que circularon fueron mayoritariamente el H3N2, seguido del Influenza B y el H1N1, en forma menos frecuente. Del total de las hospitalizaciones asociadas a la enfermedad en ese país, más del 50 por ciento de los internados correspondieron a mayores de 65 años (98% por Influenza H3N2 y 2% H1N1). 

“En Argentina las 7,2 millones de dosis van a ser distribuidas a lo largo y a lo ancho del país. Estamos coordinando los esfuerzos con toda la estructura sanitaria disponible para tener un invierno en el cual esperamos que el impacto sea muchísimo menor a través de la vacunación para los grupos de riesgo”, remarcó el funcionario, para luego indicar que “esta estrategia fue consensuada con los expertos y miembros de las sociedades científicas que integran la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIN) y los responsables de las áreas de vacunación de todas las provincias”. 

Manzur hoy recibió una parte del total de 5.633.000 dosis de vacuna para adultos y otras 1.600.000 dosis en su versión pediátrica, que fueron adquiridas por la cartera a su cargo a través de una licitación pública que asegura el acceso de la vacuna en forma oportuna y la participación de la industria nacional en el proceso de producción de la misma. 

Vacunarse, una responsabilidad de todos

Para que la estrategia de vacunación sea eficaz, no basta con que el Estado haya adquirido y distribuido las vacunas. Para estar debidamente protegidos es necesario que durante el otoño las personas comprendidas en los grupos de riesgo se acerquen a los hospitales y vacunatorios a aplicárselas, pues está comprobado que el organismo tarda entre 15 y 20 días en desarrollar los anticuerpos tras recibir la inmunización. 

“Me la dí el año pasado y entonces estoy cubierto”, “si te vacunás, te enfermás de gripe”, “soy alérgico al huevo y no puedo recibir la vacuna”, “no me vacuno porque estoy embarazada” o “nunca me enfermo, para qué me voy a vacunar” son algunas de las excusas o mitos que comúnmente se escuchan para no recibir la protección de la vacuna. 

En este informe, se refutan estos argumentos y se explica por qué es importante estar vacunados. 

“Como me vacuné el año pasado, estoy cubierto”. Falso. La vacuna antigripal se recibe anualmente, ya que los virus de la gripe en circulación cambian año a año y, en función de ello, la composición de la vacuna. La decisión de incluir variantes en la inmunización cada año se toma mucho antes de la estación donde se produce la gripe. A partir de allí, una nueva variante puede surgir o una cepa vieja puede volver, como ha ocurrido este año en Estados Unidos con el tipo B del virus de la gripe. 

“La vacuna causa la gripe”. Falso. Hay dos tipos de licencias para vacunas: una inactivada, hecha con el virus muerto y otra preparada con el virus vivo “atenuado”. Ninguno es capaz de reproducirse en el cuerpo humano. Aquellos que dicen que se enfermaron luego de vacunarse, lo más probable es que ya estuvieran infectados o que desarrollaron otra infección viral que no tiene relación con la gripe. 

“Soy alérgico al huevo”. No es una razón para no vacunarse. Ya que si bien la vacuna se prepara en huevos, sólo aquellos con una reacción anafiláctica severa a los huevos deben evitar la vacuna. Basada en evidencia reciente, la vacuna es segura para aquellos con reacciones más leves. 

“Estoy embarazada o tengo una enfermedad crónica o vivo con alguien cuyo sistema inmune está comprometido, no puedo recibir la vacuna”. Falso. Por el contrario, estas personas son quienes tienen más razones para recibir la vacuna, ya que enfrentan un mayor riesgo de enfermar y tener complicaciones. 

“Yo nunca tengo gripe, por eso no me vacuno”. Falso. Si bien algunas personas infectadas pueden no desarrollar los síntomas típicos de la gripe (fiebre, tos, dolor muscular o corporal, dolor de garganta, dolor de cabeza, fatiga, resfrío o congestión), igual pueden transmitir el virus a otros en la casa, la escuela o el trabajo.