Diario Uno País

Es un viejo reclamo de la Comuna que cobró vigencia luego de que el intendente Fayad expresara que “da asco” como está el Memorial de la Bandera y reclamara un proyecto de traspaso “archivado”.

Capital aspira a tener bajo su órbita parte del Centro Cívico

Por UNO

Cecilia Osorioosorio.cecilia@diariouno.net.ar

Las autoridades de la Municipalidad de Mendoza insisten en que pase a su jurisdicción parte del espacio que integra hoy el Centro Cívico y que está bajo la órbita de la Provincia. Es cerca del 30% –sobre todo los límites con  la ciudad– de la extensión que comienza en San Martín y llega hasta Belgrano, y está comprendida por Pedro Molina y Peltier.

El pedido no es nuevo y está plasmado en una ley impulsada en 2010 por la Comuna en la Legislatura provincial. Obtuvo media sanción de la Cámara de Diputados y habla de cambiar los artículos 1 y 2 de la ley Nº3.623, que  data de 1969, modificatoria de la original ley 3.401 que establece el territorio de la ex Quinta Agronómica.

El intendente Víctor Fayad, en la conferencia de prensa que ofreció el miércoles, reavivó el debate al opinar: “Hace dos años que está archivado el proyecto de traspaso de la autonomía. Si fuera de Capital el Memorial de la  Bandera, no estaría así. Da asco”.

La frase fue una mera expresión de descontento por el quiebre que la Comuna entiende que implica para la fisonomía citadina ese sector del predio donde están las dependencias del Ejecutivo y judiciales, porque en  realidad las autoridades municipales no pretenden el manejo del sector parquizado frente a Casa de Gobierno, donde está el monumento, sino, sobre todo, aquellas zonas donde hay edificios y no pueden aplicar las normas  de urbanización y tampoco ofrecer los servicios de limpieza.

“No puede ser que tengamos que desprender de la normativa estos sectores por una ley que se hizo en otro momento urbano de la ciudad. Un ejemplo de los graves inconvenientes es que Capital no puede gestionar las  veredas del edificio municipal o las acequias. Al no estar incorporado a la normativa, tampoco se respeta allí la obligación de construir edificios con cocheras, para evitar la congestión vehicular”, detalló la arquitecta Silvana Bragagnini, directora de Planificación Urbanística de la ciudad.

Habló después del triángulo que en el límite oeste implican los terrenos junto a calle Belgrano: “Al estar deteriorado, se podía plantear como una zona de localización de oficinas. Si generás un sector de trabajo paralela a los  puntos de llegada de transporte sustentable, desalentás el uso de vehículos”.

Posible avance

El sector a desafectar es calle Pedro Molina y su vereda norte, desde España hasta Perú; las manzanas construidas de calles San Martín y España (vereda este, entre Peltier y Pedro Molina), el terreno de las vías del ferrocarril  y calle Belgrano (al oeste) y la manzana que comprende las calles Perú, Pedro Molina, Virgen del Carmen de Cuyo y Belgrano (donde se ubica el edificio de Vialidad provincial), sobre la cual el Municipio quiere aplicar su nuevo  código de edificación y ofrecer sus servicios públicos.

“Hay un eje visual que viene desde la plaza Independencia, por calle Mitre, que se interrumpe en el gran puente peatonal que lleva al Memorial. La traza ocupa gran parte del espacio verde intermedio entre las dos manos de la  calle Pedro Molina y el intendente también dirige la mirada hacia ese sector porque está muy descuidado”, añadió Bragagnini y aclaró: “Hoy la injerencia de la Comuna llega hasta la acequia del límite norte de Pedro Molina”.

“El ministro Rolando Baldasso (Infraestructura) hizo una propuesta de entregarnos la calle Pedro Molina, pero lo estamos pensando porque está muy deteriorada. La hemos incluido en el plan de las 150 cuadras. Si  conseguimos los fondos del Gobierno nacional, es posible que avancemos”, añadió la subsecretaria de Infraestructura de la Municipalidad, Laura Profili.

Respecto del corazón del Parque Cívico, la funcionaria agregó: “No lo hemos intentado, pero deducimos que no existe la menor intención porque es lógico que el Gobierno quiera mantener en su órbita el terreno sobre el que  trabaja para disponer de los espacios”.