Diario Uno > País

Bordón lo recuerda como un sacerdote piadoso

Amigos y allegados a Jorge Mario Bergoglio no escatimaron ayer elogios para Francisco, a quien coinciden en definir como un hombre austero, humilde y dialogante, que introducirá cambios en el Vaticano.

El hasta ayer jefe de la Iglesia argentina vivía en un pequeño departamento próximo a la catedral, viajaba en transporte público, visitaba villas, parroquias y hospitales, y animaba a los sacerdotes a salir a la calle y estar cerca de sus fieles.

Bergoglio “es el Papa que se necesita, es un hombre piadoso, es un pastor, se va a poner las sandalias de pescador”, aseguró ayer el ex gobernador de Mendoza José Octavio Bordón, amigo desde hace 30 años del ahora papa Francisco I, el primer pontífice latinoamericano y jesuita.

Bordón subrayó el compromiso de Bergoglio con la defensa de los derechos de los humildes y su habilidad para la negociación porque “es un hombre al que no le gusta el conflicto, pero tampoco le gusta callarse”.

Su sólida formación académica, continúo el Pilo, “le permite dialogar con los empresarios, los políticos y los sindicalistas”.

Para el ex diputado, la elección del nombre Francisco no es gratuita, sino que responde a su carácter como un hombre “piadoso, humilde” y dispuesto a “provocar cambios muy fuertes de dentro hacia afuera”.

Con sus amigos “nunca habló de la posibilidad de ser Papa”, apuntó Bordón, quien admitió que más de una vez sus conocidos sacaron el tema “y él sonreía. Nosotros éramos los imprudentes, él nunca”.

Luis Pedro Tony, allegado al Papa desde hace décadas, recuperó detalles de la vida diaria de Bergoglio en Buenos Aires que confirman su carácter austero.

“Es un hombre alejado de intrigas palaciegas, muy callado y muy estudioso. Ya en el nombre que ha elegido se marca el camino de los desposeídos”, explicó Tony.

También para el sacerdote Alejandro Puiggariu, que trabajó durante 20 años con Bergoglio, el papado de Francisco I va a marcar un cambio en el Vaticano.

“Va a ser un Papa atípico. Ya lo fue al frente de la Iglesia argentina. Una de las primeras cosas que hizo fue, antes de bendecir, pedirle a todo el pueblo de Dios que rezara por él. Es algo inédito, es un gesto de humildad”, concluyó.

“Cuando nos ordenaba sacerdotes cura, nos decía: ‘No se la crean, no dejen de ser parte del pueblo de Dios’. Siempre predicó contra las carreras, contra la promoción”, agregó.

“Un sábado lo llamaron del Vaticano urgente y fue sencillo localizarlo: empecé a rastrear villas y hospitales y la encontré en uno”, recordó el sacerdote.

La última carta que escribió como máxima autoridad de la Iglesia argentina fue para invitar a los sacerdotes a salir a las calles el 23 de marzo y anunciar la Semana Santa.

“‘Si crees en Jesús, no te quedes en tu casa’, decía. Eso no es de un Papa conservador”, concluyó.

Fuente: Agencias.