Diario Uno > País

Body painting para ellas, que simularon ser hojas de otoño

Por Juan Manuel Poroli

No todo lo que se vio sobre las tablas del Teatro Griego fue vestuario de tela. Casi imperceptibles, por la puesta en escena del Acto Central, estuvieron las chicas que bailaron con la mitad del cuerpo pintada.

Su aparición fue en el cuarto cuadro de la fiesta, donde se representa al otoño y se utiliza el cuerpo de las mujeres para graficar las hojas de color ocre en Mendoza, con una escena que se tiñe de dorado.

“Tenemos varios colores, todos vinculados íntimamente al otoño para lograr simbolizarlo. A las chicas las pintamos desde la cintura para arriba y van con un poco de vestuario, todo para lograr representar las hojas. Incluso tenemos plantillas para marcar bien los detalles”, contó la encargada de pintar los cuerpos de los actores, Tania Rouzies.

La idea principal fue lograr que la escena se tiñera de dorado en el cuarto cuadro del Acto Central.

En este momento, los bailarines contemporáneos desplegaron su danza sobre el agua.

Hay toda una producción que no deja absolutamente nada al azar. La pintura que utilizan las chicas forma como una placa de plastificado sobre sus cuerpos, lo que les permite moverse tranquilamente sobre el agua, donde tienen la escena, sin preocuparse porque se les vaya a correr.

Los actores deben pasar un tiempo considerable en la sala de maquillajes para que les pinten el cuerpo. Igualmente, para apurar el trabajo, Rouzies utiliza un compresor donde mezcla verdes, amarillos, marrones y dorados para lograr el toque otoñal del cuadro.

De esta forma, una de las estaciones más representativas de Mendoza fue plasmada sobre las tablas del Frank Romero Day en el Acto Central.