Diario Uno > País

Bajó la cantidad de trasplantes al producirse menos accidentes

Carina Luz Pérezperez.carina@diariouno.net.ar

El reporte de pacientes trasplantados realizado por el Incucai (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante) muestra que Mendoza sufre una tendencia a bajar la cantidad de personas beneficiadas por la donación de órganos. Eso es desde el pico registrado en el 2009, cuando fueron trasplantadas 225 personas, hasta llegar a 139 pacientes el añopasado. Relacionado con este descenso, hubo menos donantes, ya que de 76 voluntarios de 2009 se pasó a sólo 39 en 2012.

Sin embargo, en la filial local de la entidad, el Incaimen, entienden que la baja no es alarmante y tiene causas inevitables, como es el hecho de que hubo menos accidentes de tránsito, a raíz de la campaña deeducación vial que  viene reiterando el Gobierno provincial.

Esto impacta en la cantidad de trasplantes de órganos, porque baja la disponibilidad de fallecidos o, dicho claramente, de posibles donantes.

Laura Maratta, titular del Incaimen, dijo que “por la educación vial, hay menos accidentes, pero los que ocurren son fatales en el lugar y entonces hay menos pacientes con traumatismos encefalocraneanos gravísimos que evolucionan a la muerte. Eso, como población, nos tiene que poner bien”.

Según datos de la Policía Vial local, los fallecidos en el lugar del accidente durante el año pasado fueron 178, mientras que durante el 2011 hubo 219, para dar un ejemplo de lo señalado por la especialista.

Como corolario del nuevo escenario, la doctora Maratta explicó que el origen de los donantes de órganos ha cambiado en estos años.

“Lo que pasa ahora es que los donantes son de más edad, son pacientes que por alguna patología congénita, como puede ser una malformación arteriovenosa, o de aneurismascerebrales o porque son hipertensos y se rompen vasitos vasculares, hacen un accidente cerebovascular (ACV). Este es el gran pull de donantes ahora, donantes mayores. Entonces, la medicina también ha hecho que se cambien los criterios para poder aceptar esos órganos de donantes mayores. Se trabaja más en el mantenimiento de los cadáveres y se trabaja más con las drogas inmunosupresoras y todo el resto de la medicación posterior a la realizacióndel trasplante con las  personas receptoras de estos órganos de donantes mayores”.

No hay edad para donar

La construcción social de un posible donante siempre relaciona al voluntario con una persona joven que tiene un accidente grave y sufre muerte cerebral, pero lo cierto es que no hay edad para donar. En este sentido, lo que se discutió y estableció como criterio para el trasplante es cuidar a las personas en situación de riesgo de vida y si es irreversible su cuadro, considerar varios aspectos.

“Ahora, a nivel mundial se está hablando de criterios expandidos. ¿Qué tenemos que cuidar? Por ejemplo para el hígado, es muy importante el tiempo de isquemia fría.¿Qué significa esto? Una vez sacado el órgano del donante, se debe poner en el receptor. Mientras en menos tiempo suceda eso, mejor va a funcionar ese órgano. Por eso los aviones,el apuro, la carrera contra el tiempo… Hay que tratar el sodio elevado en los fallecidos. Ese cadáver que nosotros mantenemos artificialmente con vida tiene consecuencias terribles de la muerte. Una son las alteraciones hidroelectrolíticas que tenemos que mejorar. Para que ese órgano ande bien, debe estartrabajando continuamente. Para que tengan un idea: se ha trasplantado hígado de un donante de 80 años, ante la necesidad de un paciente que se está muriendo. Si ha sido bien mantenido y no tiene antecedentes, ese hígado puede salvar una vida”, detalló Maratta.

Por otra parte, los donantes mendocinos no sólo sirven a pacientes locales, sino que pueden salvar vidas de cualquier otro punto delpaís y viceversa.

Esto implica que Mendoza puede recibir ayuda de otro lado. En Argentina se concreta un trasplante cada 6 horas. El 2012 representó un récord de donaciones, ya que la tasa de donantes por millón de habitantes viene  creciendo de forma constante, según datos oficiales, reconocidos por diversos organismos internacionales.

Por eso, Maratta agrega: “Hay que considerar el funcionamiento del sistema completo y reconocer que los argentinos somos un pueblo solidario y hay mayor conciencia de la importancia de donar órganos”.

Además, durante este año se aumentó la cantidad de recursos para financiar los trasplantes de personas sin cobertura social, ya que en promedio una intervención y posterior tratamiento cuesta entre $10.000 y $500.000, de acuerdo con su complejidad.

Pasos para registrar la voluntad de donación

El requisito esencial es ser mayor de 18 años y presentar el DNI, o cédula provincial, para manifestar de forma expresa la voluntad afirmativa o negativa respecto a la donación de los órganos y tejidos del propio cuerpo.

Es necesario dejarlo registrado por cualquiera de los siguientes medios: Firmar un acta de expresión en el Incaimen o en la sección Documentación de la Policía Federal.

Asentarlo en el DNI en las oficinas del Registro Civil de todo el país. Para expresar oposición a la donación de órganos y tejidos, además de estos canales se brinda la posibilidad de: Enviar un telegrama gratuito desde las dependencias del Correo Argentino de todo el país, cuyo texto se provee: “Por la presente notifico, en los términos de la Ley 26066 modificatorio de la Ley 24193, mi negativa a donar mis órganos”.

En caso de manifestación afirmativa, la persona puede restringir la voluntad a la donación a determinados órganos y/o tejidos y condicionar la finalidad de la donación. Es decir, puede determinar cuáles son los órganos que desea donar y con qué fines, para trasplante o investigación.

Cuando se autoriza la donación de órganos y tejidos con fines de investigación, estos son destinados a ampliar el conocimiento científico sobre los trasplantes, siempre que exista un estudio en curso.