Diario Uno País

Este fin de semana se publicó el llamado a licitación para las obras de urbanización. A su vez, la comuna de Capital llegó a un acuerdo con los vecinos de la ex villa Costa Esperanza, que serán mudados a casas del IPV en La Favorita.

Avanza rápido el proyecto para levantar 15 torres en los terrenos de Tiburcio Benegas y Suipacha

Por UNO

Carina Luz Pérezperez.carina@diariouno.net.ar

Montañas de mugre, perros en cantidades, alacranes escondidos entre las ruinas del ex ferrocarril San Martín y un hilo de agua para cocinar o higienizarse es rutina en el asentamiento Escorihuela de Capital. A la par, sus habitantes viven el desprecio de los vecinos colindantes a la villa, quienes los acusan de ser autores de los robos que sufren a diario y del terror que les causan los constantes enfrentamientos que protagonizan con la policía. El último de ellos, el domingo pasado.

Sin embargo, las 75 familias que viven en el Escorihuela están más tranquilas porque, tras varias protestas iniciadas en setiembre del 2012, finalmente el Instituto Provincial de la Vivienda construirá un barrio para que ellos vivan mejor.

Según sus propios cálculos, confirmados por la Municipalidad de Capital y el IPV, en marzo del año entrante deberían tener su nuevo hogar, ubicado entre los barrios Mirador del Cerro y Cerro la Gloria, de esa comuna, muy cerca de La Favorita.

Mientras tanto, observan cómo avanza el proyecto del Gobierno nacional para los terrenos que hoy ocupan, ya que allí serán levantadas 15 torres de departamentos, abrirán nuevas calles que conectarán la ciudad en sentido este oeste y todo el conjunto urbano será integrado a una ampliación del Parque Central. De hecho, días atrás colaboraron con un agrimensor que comenzó a mensurar los mismos.

Además, este fin de semana fue publicitado el llamado a concurso para presentar proyectos de urbanización del terreno encuadrado entre las calles Suipacha al sur, Tiburcio Benegas y Carlos Pelegrini al norte, Tiburcio Benegas al oeste y, al este, las vías del ferrocarril por donde circula el Metrotranvía. Las empresas interesadas tienen tiempo hasta el 2 de julio para presentar la propuestas ante el programa Procrear, que financiará las obras con fondos de la ANSES.

En tanto, desde el Banco Hipotecario informaron que esta semana adjudicarán la construcción de los 1.103 departamentos de uno, dos y tres dormitorios para aquellos que aspiran a tener su vivienda pero que no cuentan con terreno.

Ana Soto, gerente de la sucursal Mendoza de esa entidad, dijo que “la licitación de esas viviendas y de otros proyectos en Maipú y Luján está por ser adjudicada. Este lunes (por ayer), si se reúne el directorio en Buenos Aires, decidirán la empresa ganadora”.

Estiman que en dos meses comenzarán los movimientos de suelo para hacer la urbanización de los terrenos (cloacas, luz, agua y gas), incluyendo la apertura de una calle nueva que conectará Vendimiadores con Paraná.

En este aspecto han estado trabajando tanto la Comuna, el Gobierno nacional y el IPV con los habitantes del asentamiento para que cuando empiece el trabajo de las máquinas no haya ningún tipo de problemas.

Incluso desde la Dirección de Vivienda de Capital afirmaron que, para darles seguridad a los vecinos del asentamiento, piensan en una preadjudicación de los lotes donde estarán las casas.

Natalia Ramirez, vicepresidenta de la Unión Vecinal del Escorihuela, dijo: “Nos han dicho que las máquinas van a empezar a trabajar con nosotros acá adentro, pero que no nos van a sacar hasta que el barrio termine de construirse. Por eso, creemos que la Municipalidad y el IPV van a levantar las casas rápido, porque están muy apurados en hacer las torres. Mucha gente tiene miedo a que se los deje sin nada, pero yo creo que no será así, que nos van a dar una vivienda”.

La tensión social sigue presente

Los policías apostados en el destacamento móvil frente al asentamiento, en la esquina de Tiburcio Benegas y Moldes, tienen prohibido entrar solos a la villa, excepto que un superior les dé la orden o estén en un  procedimiento, ya que sistemáticamente son agredidos por las familias del asentamiento.

Los vecinos no se cansan de decir “queremos que se vayan de acá” y, cada vez que un medio se acerca por la zona, desgranan una serie de quejas sobre la incertidumbre que les producen los enfrentamientos en la villa, pero de lejos, para no ser identificados por temor a nuevas peleas.

Los habitantes del asentamiento reconocen que algunos miembros habituales o visitantes de la villa son “complicados” y si son expuestos ante la autoridad policial o se los enfrenta cara a cara, “uno tiene que irse de la villa, no queda otra”.

En ese ambiente surgen muchas inequidades, como el rechazo de algunos colegios de la zona que ponen trabas para el ingreso de los chicos.

“La escuela Vergara no nos quiere, así que tres mamás llevamos a 15 niños a la escuela Chile, donde nos sentimos bien y, sobre todo, donde nuestros hijos están bien”, relata Natalia Ramirez, vicepresidenta de la Unión Vecinal.

La asistencia social, como ayuda alimentaria o limpieza del lugar donde se acumula mucha basura urbana, está ausente. Y según Ramirez, “sólo la Juventud Peronista nos trae nailon, porque en Capital nos piden muchos trámites para darnos algo”.

La buena noticia es que la pequeña Milagros Merlo, de 3 años, superó muy bien su meningitis y sus papás, aunque no pudieron irse de la villa, hicieron una casilla con mejores condiciones de higiene.

Desde entonces, no hubo más casos de esta grave enfermedad.

 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
Quince torres de departamentos serán levantadas en este predio, donde antes estuvo el ferrocarril y donde ahora, luego de que el IPV traslade a un nuevo barrio a las familias que aún ocupan parte de los terrenos, se abrirán calles y se dará un nuevo impulso a una zona deprimida de Capital de Mendoza.
Quince torres de departamentos serán levantadas en este predio, donde antes estuvo el ferrocarril y donde ahora, luego de que el IPV traslade a un nuevo barrio a las familias que aún ocupan parte de los terrenos, se abrirán calles y se dará un nuevo impulso a una zona deprimida de Capital de Mendoza.