Diario Uno > País

Con un anfiteatro repleto, los artistas disfrutaron de su fiesta

Por Juan Manuel Porolli

porolli.juanmanuel@diariouno.net.ar

“La segunda noche se vive con el doble de adrenalina porque están nuestras familias en las gradas, pero en general todas se viven con una gran emoción”.

La frase se repite entre los artistas, protagonistas principales de Teatro mágico de piedra y vino: “Desde la primera repetición hasta la última es cada vez más la fiesta del pueblo. De esa manera, se viven diferentes las noches que siguen”.

Yanet, Cristian, Alexis y Agostina son bailarines contemporáneos. Contaron: “La arenga entre nosotros antes de salir es fundamental” y admiten: “El solo hecho de poder subir al escenario ya hace que uno entre con mucha adrenalina. Se viven todas a full y por suerte salió todo como estaba programado”.

A su vez resaltaron “la participación del público que acompañó todo el tiempo y te pone la piel de gallina”.

Así vivieron los artistas, tras las tablas del Frank Romero Day, los minutos previos al inicio de la primera repetición de la Fiesta Nacional de la Vendimia que arrancó con retraso por la gran recepción que tuvieron en el público los shows previos.

Desde las 18, que abrieron las puertas del escenario, fue incesante el ingreso de espectadores. Ya, a las 14, los más prevenidos se buscaron un buen lugar en los cerros para disfrutar una noche a puro folklore.

En la previa, el sonidista pareció más focalizado en la noche de hoy, ya que sonaban en los parlantes los éxitos de Charly García y Fito Páez, quienes serán los encargados de cerrar la segunda repetición de Vendimia.

A las 19, los locutores daban la bienvenida a quienes estaban ocupando sus lugares. Y 50 minutos después arrancó el primer show de la mano de Los Chimenos. Casi al final de su recital invitaron al Goy, ex vocalista de Karamelo Santo y una de las voces de Teatro mágico de piedra y vino, para cantar una cueca.

La frase popular dice: “Al que madruga, Dios lo ayuda” y eso pasó con los primeros que arribaron, debido a que los sorteos comenzaron muy temprano. Para los que hoy asistan a la segunda repetición, habrá más sorteos de viajes, órdenes de compras, tablets y una moto.

Desde el escenario también se dio un importante mensaje de inclusión a través del programa Cultura Accesible. Personas con capacidades diferentes subieron acompañados por el folclorista Lisandro Bertín y deleitaron con varios temas que eran traducidos en lengua de señas.

Cuando el reloj marcó las 21, fue el momento de escuchar a Anabella Zoch una gran cantante argentina, revelación del Festival de Cosquín 1996, y revelación y consagración del Festival Baradero 1995 y 1996.

La última entrada fue del dúo Orozco-Barrientos, que en 45 minutos, repasó sus grandes éxitos y presentó material de su nuevo disco.

Antes de que comenzara por segunda vez Teatro mágico de pierda y vino, hizo su aparición en escena la flamante Reina Nacional de la Vendimia, Candela Suyai Berbel, quien dio un pequeño discurso: “Es un gran orgullo ser representante de Mendoza y prometo dar todo para que la provincia resuene en el mundo”. Luego, con la Virreina Nacional, Nadia Romina González, se ubicaron para disfrutar de la fiesta.

 Embed      
Adrenalina. Los artistas, detrás del escenario, ya están por subir a escena y practican sus movimientos, mientras la emoción de otra noche trepa por sus venas.
Adrenalina. Los artistas, detrás del escenario, ya están por subir a escena y practican sus movimientos, mientras la emoción de otra noche trepa por sus venas.
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed