Diario Uno País

Son de 5º y 6º años. Lanzaron la botella de la cosecha 2012 de la escuela, que desde el 2002 elabora su Syrah.

Alumnos de la Iaccarini ya presentaron su vino

Por UNO

Javier Martínjmartin@diariouno.net.ar

Desde aquella primera experiencia en el 2002 con botellas usadas y pegando la etiqueta con plasticola, mucho maduró la iniciativa de la escuela Pascual Iaccarini de que sus alumnos elaboren su propio vino. Ahora presentaron en sociedad la cosecha 2012 en una cuidada elaboración.

Son 3.025 las botellas que ya se lanzaron, numeradas, producto de la cosecha del año pasado. Cada vino, un Syrah, comienza con la tarea de los alumnos de quinto año con la poda y la cosecha. Luego, en sexto año se hace la elaboración propiamente dicha del producto.

Luis López, enólogo de la escuela, explicó que “el vino es elaborado por los alumnos de sexto año desde su elaboración hasta su venta. Lo etiquetan y hacen todo el proceso. Y los chicos de quinto hacen la poda y la cosecha”.

“Este Syrah es un hijo de los alumnos. En la vista es rojo intenso con destellos oscuros; en la nariz, con una ciruela madura y en la boca es redondo, se presenta alcohólico, con buena estructura y un sabor agradable. En general, y a pesar de la poca tecnología que posee la escuela, es un vino muy bueno”, contó el profesional.

Este año, la producción, que solía ser de unas 5.500 botellas, se achicó a poco más de 3.000 para favorecer la rotación.

“Estábamos envasando 5.500 y lo que tratamos de realizar es que tenga mas rotación y que se venda en el mismo año. Tiene estadía de un año en pileta y seis meses en botella, y luego se comercializa”, expresó López.

En palabras de López, el vino tiene una muy buena relación entre precio y calidad. El rico producto de la escuela Iaccarini se comercializa con ese nombre en varios comercios del departamento. Tiene un costo de $14.

Muchas veces, los alumnos también son parte de la cadena de comercialización, vendiéndolos entre familiares o conocidos.

Algo que destaca al Iaccarini de otros colegios que hacen su vino es que también lo envasan.

El director de la escuela, José María Difabio, afirmó: “La iniciativa surgió en el 2002, con un proyecto que existía en la escuela y que llevamosa cabo en ese momento con botellas usadas. Al año siguiente registramos la marca y comenzamos a trabajar con botellas nuevas. Hoy ya tenemos etiquetas autoadhesivas, corchos sintéticos y capuchones metalizados, y hemos ido mejorando también la bodega”.

Para los alumnos, que salen conel título de enólogos, es una experiencia que suma, sobre todo para quienes decidan ligar su futuro a esa especialidad. “Ellos se reciben de enólogos y tienen pasantías en bodegas fuera de la escuela, y tienen acá su propia pasantía para realizar”, dijo Difabio.

Nicolás Muzi, uno de los alumnos, dijo: “Nosotros hicimos la cosecha el año pasado y este año hemos elaborado el vino del año que viene”.

Leyla Yunes, otra de las alumnas que participaron en la elaboración, señaló: “Estoy pensando si sigo con este rubro, que me gusta mucho. Al salir con el título, es como que te da otras herramientas”.

Ingrid Ottesen, otra alumna, indicó: “Pienso seguir (la carrera de) medicina, pero la verdad es que me ha gustado mucho (elaborar vino). La experiencia fue genial”.