Diario Uno > País

Al final ¿estuvo presa o no?

La última emisión del ciclo de entrevistas conducido por el senador Daniel Filmus tuvo comoprotagonista a la mandataria argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Allí, entre otras cosas, la

Presidenta de los argentinos reveló un dato no menor: que estuvo detenida durante un mes en la

década del 70.

En el reportaje, Cristina Kirchner señaló que "estuve presa un mes durante el gobierno de

Isabel Perón, en Río Gallegos, junto a Néstor Kirchner y con otro compañero que había sido el

testigo de nuestro casamiento".

Según la propia mandataria, la detención fue el 6 de enero y se cumplió en una comisaría de

la capital de Santa Cruz, donde estuvo retenida por la ley de seguridad nacional número 19.840.

"No es la primera vez que Cristina afirma haber estado presa por razones políticas -señala el

sitio Parlamentario.com-, pero ninguna de las investigaciones biográficas que se conocen del

matrimonio Kirchner comprueba ese dato. O mejor dicho sí lo hace la biografía publicada por Olga

Wornat, calificada por todos los críticos como demasiado "cristinista". Allí el libro señala,

basándose en revelaciones de la propia Presidenta, el siguiente párrafo: "En privado, no hay

registro conocido de claudicación. Los treinta días de cautiverio que permaneció en Santa Cruz los

pasó, según sus palabras, animando a las otras presas, todas comunes: 'No llorés, hacé como yo,

hacé gimnasia y cantá y vas a ver que te sentís mejor', les decía la futura abogada, detenida por

opositora junto a su marido el día de Reyes de 1976".

Sin embargo, su propio esposo no corrobora esa afirmación, dice el portal. "En una nota

concedida hace una docena de años también dijo haber estado detenido junto a su esposa, pero en

1975 y durante quince días. En una nota concedida en 1998 al periodista Alfredo Leuco dijo que 'en

el 75, cuando se produce el golpe de Capellini, ya estábamos casados con Cristina; fuimos presos

los dos'".

Sin embargo ninguna investigación corrobora tales afirmaciones. Ni los libros

El amo del feudo, de Daniel Gatti, ni

Justicia era K, de Pablo Abiad y Mariano Thieberger, ni

El último peronista: la cara oculta de Kirchner, de Walter Curia, lo corroboran. Tampoco

la primera biografía de la actual mandataria,

Cristina K. La dama rebelde, de José Angel Di Mauro, señala detención alguna de la esposa

de Néstor Kirchner.

En rigor, señala Parlamentario.com, el que sí estuvo preso por unos días fue el ex

presidente, en Santa Cruz. Y cita un tramo del libro

Cristina K. La dama rebelde donde se habla de ese breve cautiverio.

Eran tiempos difíciles. Se estaban estableciendo aún en Río Gallegos y las noticias

provenientes de Buenos Aires eran por demás inquietantes. Amigos que emigraban, amigos que iban

presos, amigos que desaparecían... Máximo no tenía un mes cuando el 16 de marzo de 1977 vinieron

soldados del 5° Cuerpo de Ejército y detuvieron a Néstor Kirchner. Junto a él también se llevaron a

Rafael Flores.

En rigor, la detención de ambos podría ser considerada bastante leve para los tiempos que

corrían. De hecho, la orden de captura fue demorada dos días porque el que estaba al frente del

Ejército allí era amigo de la familia de Flores, quien también había sido padre en febrero y

justamente por ello dilataron la detención. Una vez adentro, los interrogaron por separado, pero en

una oficina. Y el trato no fue el que se aplicaba en otros lados: no se les levantó la voz, no se

los tuteó, ni hubo amenazas. Fue un interrogatorio elemental, casi podría decirse que para cumplir

las formas.

- ¿Estuvo el 25 de mayo de 1973 en la Plaza?

- Sí.

- ¿Llevaba una bandera de los montoneros?

- No.

- ¿Había banderas de los montoneros?

- Sí, una grandísima.

Así era el interrogatorio. Luego, los llevaron a celdas de aislamiento, pero no se los

maltrató. Estuvieron tres días y dos noches. Después los soltaron y cada uno volvió a su actividad,

sin que los molestaran jamás.

Fue la única vez que Néstor Kirchner estuvo preso, aunque su hermana Alicia hable de otra

detención de "más o menos un mes", pero no hay datos de ello. Cristina, en cambio no sufrió

prisión: ni en sus tiempos de militancia, ni durante la dictadura.

La única razón que justificaba la detención de Kirchner y Flores era que ambos habían estado

vinculados a la Juventud Peronista. Rafael Flores había sido incluso dirigente de la JUP y como tal

estuvo en la última mesa de la Juventud Universitaria Peronista.