Diario Uno País

En un encuentro cumbre en Buenos Aires en el que participó el gobernador Pérez, autoridades nacionales argentinas y trasandinas pactaron consensuar y darles una salida el 22 de ese mes.

Acuerdan solucionar para agosto los problemas de cruzar a Chile

Por UNO

Por Alejandro Gamerogamero.alejandro@diariouno.net.ar

Argentina y Chile acordaron y se comprometieron a tener una solución definitiva el próximo 22 de agosto para resolver los problemas de demoras del paso internacional Cristo Redentor.

Así lo pactaron ayer ambos países en una reunión cumbre en Buenos Aires a la que asistió el gobernador Francisco Paco Pérez, principal impulsor de la urgencia de hacer cambios en el paso, y que contó con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, en representación de nuestro país y el subsecretario de la misma cartera trasandina, Rodrigo Ubilla. El encuentro incluyó a diplomáticos, ministros y funcionarios de ambos lados.

Tras dos horas de diálogo, ambas partes salieron muy conformes, sobre todo el gobernador Pérez y su equipo, porque escucharon de la delegación chilena la plena disposición de hacer los cambios  necesarios.

Mariano Pombo, subsecretario de Obras de la provincia, quien estuvo en el encuentro, dijo anoche a Diario UNO desde la Capital Federal que “nos fue muy bien; ellos (por los chilenos) fueron muy claros en que no hay limitación alguna para buscar una solución, cualquier alternativa superadora es aceptable”.

El funcionario agregó: “Quedó muy claro que ambas partes coinciden en la necesidad de mejorar de forma definitiva la demora que se produce en el paso internacional y por eso fijaron como fecha límite el22 de agosto para llegar a un acuerdo en condiciones de implementarse y firmarlo”.

La posición chilena trajo alivio al gobierno de Paco Pérez porque les bajó línea directa a los entes trasandinos que operan en Los Libertadores de que hay que hallar una solución sin poner obstáculos.

En la última reunión del Comité de Frontera, Pérez había salido indignado de la cantidad de objeciones que ponían los órganos de aduanas, migraciones y seguridad de ambos lados para darle más fluidez  al cruce.

Al respecto, Pombo explicó que “el principal problema que tenemos en el paso a Chile es que no se aplica el sistema codo a codo, que consiste en cargar la información de quien cruza una sola vez. Ellos la cargan de nuevo porque alegan un impedimento legal para que Migraciones de nuestro país tenga acceso a sus sistemas”.

El subsecretario también destacó que “Chile nos consultó si estábamos dispuestos a hacer una fuerte apuesta en tecnología, porque la verdad es que de ambos lados tenemos un par de computadoras y  nada más. Necesitaríamos algún sistema digital de identificación rápida”.

El pacto de ayer ya comprometió a partir de la semana que viene a una serie de reuniones de las Migraciones de ambos países para consensuar un proyecto y una solución.