Diario Uno > País

A un sanrafaelino de 33 años le corrigieron una malformación

Pablo Vargas, de 33 años, sufre de displasia fibrosa facial. Es un tumor muy poco frecuente, que genera dificultades para comer y problemas en la vida cotidiana. Fue operado en el hospital Eva Perón, de San Martín, provincia de Buenos Aires. La cirugía duró más de seis horas y consistió en quitar el exceso de huesos y masa blanda de su cara.

Un informe elaborado por el área de Prensa del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires dice que, por primera vez en su vida, Pablo recibió un tratamiento para la enfermedad que tiene desde los 6 meses, una dolencia rara y poco frecuente que hace crecer de forma desmedida la estructura ósea y blanda del rostro. Fue intervenido quirúrgicamente por el equipo de cirugía plástica de ese hospital.

“El derecho a la salud y a una mejor calidad de vida es el mismo para todos y nosotros tratamos de igualar esos derechos cuando hacemos este tipo de cirugías”, afirmó el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia.Pablo vive en Mendoza, su familia es de bajos recursos y viajó especialmente a Buenos Aires para operarse con el cirujano plástico Héctor Lanza. El caso llegó al equipo de cirugía plástica a través de una visita que hicieron a San Rafael para atender a las personas con malformaciones que no llegan a los grandes hospitales.

Hasta allí se acercó el joven con su familia para pedir ayuda por la enfermedad y acordaron la operación.

“Nosotros hacemos estos viajes con Cirugía Patria Solidaria. Así conocimos la historia de Pablo, que es un joven que nunca hubiera podido acceder a esta operación de otra forma en su provincia”, explicó el cirujano Lanza. Cirugía Patria Solidaria es un programa nacional que tiene como base el hospital Eva Perón, donde ya se realizaron más de 100 cirugías complicadas de malformaciones de forma absolutamente gratuita.

Hasta el martes, Vargas tenía una deformación tan grande en la cara, un exceso de hueso anómalo de la mandíbula, el malar, el cóndilo y el maxilar superior, que le generaba molestia en el rostro, dificultad para comer y problemas en su vida cotidiana. La displasia fibrosa poliostótica facial es un tipo de tumor en el rostro, un desorden óseo congénito benigno poco frecuente.

“Pudimos quitar el 80 por ciento del tumor. Para sacar todo había que destruir la mandíbula”, indicó Lanza y agregó: “En una semana ya podrá volver a su casa. El cambio es notorio. Su vida va a ser distinta desde ahora. Más adelante veremos si hacemos una ortodoncia para terminar de acomodar el lado más hipertrofiado del rostro”.

La cirugía consistió en extirpar el exceso de huesos del lado izquierdo del rostro. Existe la posibilidad de que vuelva a crecer, pero dentro de mucho tiempo y hay que aclarar que no existe otro tipo de tratamiento que no sea la cirugía para esta enfermedad, que se caracteriza por el remplazo lento y gradual del hueso por tejido fibroso isomórfico.

En el caso de Vargas tenía comprometidos cuatro huesos, por lo que el tipo de displasia fibrosa que sufre se llama poliostótica. Esta fibrosis se caracteriza por deformaciones óseas, dolor y fracturas recurrentes.