Diario Uno paginasolidaria

La sede que la institución posee en Godoy Cruz asiste a 1.045 personas, entre niños y adultos. Necesitan más familias para contener a los chicos en situación de abandono.

Más de 60 voluntarios hacen posible el trabajo de Avome

Por UNO

Por María Belén Morenomoreno.belen@unomedios.com.ar

En la década el ’70 un grupo de voluntarios comenzó a visitar los chicos que permanecían en la Casa Cuna. El objetivo era acompañarlos, jugar con ellos y contenerlos, ya que residían en esa institución por diversos motivos como pobreza, situación de abandono o falta de escolarización.

Alicia de Mayorga formaba parte de ese grupo de voluntarios. “En aquella época los chicos pasaban mucho tiempo en este tipo de lugares. No se tenían los mismos criterios de integración social que ahora, ya que sólo se consideraban sus necesidades básicas. Además, según la edad era al centro al que los enviaban, y en la Casa Cuna ingresaban los chicos recién nacidos o que no estaban en edad escolar”, recordó Alicia.

Para darle un marco institucional a las acciones que realizaba Mayorga junto con un grupo de voluntarios y amigos decidió fundar Avome, cuya denominación actual es Asociación de Voluntarios de Mendoza Niñez y Familia.

La tarea del voluntario La base del trabajo que lleva a cabo esta organización está impulsada por 60 voluntarios que prestan sus servicios en las distintas sedes.

Siempre se han destacado por ser personas jóvenes, solidarias y predispuestas. En muchas oportunidades aquellos pasantes universitarios que realizan sus prácticas en Avome luego se convierten en voluntarios, dado al compromiso que van adquiriendo con el tiempo.

La sede de Godoy CruzEn la sede que Avome posee en Godoy Cruz, ubicada en el predio de la ex Colonia 20 de Junio, trabajan con una mirada integral para la familia. Unos 25 voluntarios asisten a 235 chicos en forma directa y a 810 jóvenes y adultos, en forma directa e indirecta.

Para desarrollar esta tarea cuentan con el Programa de Restitución de Derechos al niño y la familia. Un grupo de voluntarios dedica tu tarea al acompañamiento de los niños de la Casa Cuna. Además, hay un equipo interdisciplinario conformado por técnicos en Niñez y Familia, psicólogos y trabajadoras sociales, que se ocupan de integrar al niño a la vida familiar, en lo posible a la familia biológica.

Existen familias temporarias dispuestas a hacerse cargo de uno o varios chicos por un determinado período. “Nos hacen falta más familias temporarias, actualmente tenemos 10, pero hay unos 40 chicos que necesitan un hogar. Cuando la familia se presenta la evaluamos para saber si tienen el perfil necesario para esta tarea”, expresó Alicia Mayorga.

Avome dispone de un Programa de Protección de Derechos cuya finalidad es escuchar, contener y orientar a la familia para que se hagan valer sus derechos. Poseen una posta sanitaria con un consultorio pediátrico y ginecológico, para un seguimiento de salud de los chicos y las mujeres que acceden a las consulta. Ofrecen asesoramiento para la realización de trámites, dictan capacitaciones laborales y brindan clases para lograr la terminalidad educativa.

Para ayudar a la asociación hay que llamar a los teléfonos 428-1149 o 427-0410.