Fuera de juego Martes, 13 de febrero de 2018

La dura realidad de Ailén, la chica que viajaba con Giallombardo

También la está pasando mal y se recupera muy de a poco. "Recién ahora está empezando a comer en consistencia yogur", contó su mamá.

Junto a Mauro Giallombardo, en el Volkswagen Suran que chocó de frente hace seis meses contra un micro viajaban otras tres personas. Una de ellas, Ailén Ogén, se llevó la peor parte. La joven de 23 años, que estaba en una relación con el piloto, sufrió las consecuencias del accidente y pasó también por varias intervenciones quirúrgicas, entre ellas una operación de cinco horas en su cadera, la colocación de un catéter para controlar la presión endocraneal, dos traqueotomías y otras dos gastrostomías, para poder recibir alimentación.

"Hoy está en plena rehabilitación y ha tenido grandes progresos. Sabemos que es un proceso largo, especialmente en lo que refiere a lo neurocognitivo", le cuenta Myrian Nancy Acevedo, la mamá de Ailén, a Clarín. "Recién ahora está empezando a comer en consistencia yogur y alimento preparado especialmente", agrega.

Sin la repercusión pública que tuvo Mauro, por ser una persona conocida en un ambiente que se movió para ayudarlo, el camino de Ailén fue más complicado. Al momento del accidente, su mamá estaba sin trabajo y los altos costos de la internación retrasaron el traslado desde Neuquén a Buenos Aires.

"Los privados me querían cobrar 16 mil pesos por día, por el estado en el que estaba mi hija. Pensando que necesitaba atención por un mínimo de entre seis meses y un año, no me alcanzaba ni vendiendo la casa. Por eso primero fue al Fiorito", remarca su mamá, quien tomó las riendas del tema.

Se inició una colecta solidaria, con difusión en las redes sociales, que le permitió continuar. Finalmente, tras mover cielo y tierra por su hija, recibió respuesta de la gobernación de la Provincia de Buenos Aires y del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que le facilitó el ingreso al IREP, un instituto de rehabilitación que se encuentra en Belgrano y que pertenece al Estado.

El presente de Ailén, la acompañante de Giallombardo en el choque

"Hoy estamos en otra realidad. Primero era importante que saliera del peligro de muerte, después de terapia intensiva y más tarde que pudiera ser trasladada. Ahora está en la etapa de hospital ambulatorio. Va y vuelve a dormir a casa. Las expectativas son buenas. Era una chica que tenía una vida normal, salía con sus amigas, estudiaba psicopedagogía... La vara que nos ponemos hoy es volver a ese tipo de vida", dice Myrian, quien hace tres semanas comenzó a trabajar, lo que le permite a Ailén tener ahora una obra social.

Los otros dos involucrados en el accidente sufrieron consecuencias menores. Hernán López, amigo de Giallombardo, y Belén Curcio, amiga de Ailén, continúan con rehabilitación, pero ya están haciendo vida normal. Fuente: Clarín.

Dejanos tu comentario