Primera A - Godoy Cruz Godoy Cruz
domingo 15 de mayo de 2016

Borrachos de alegría

Impresionante marco bodeguero. Los hinchas de Godoy Cruz armaron una gran fiesta en el último partido del Tomba como local.

Por Pablo González

gonzalez.pablo@diariouno.net.ar

El pueblo bodeguero desborda de felicidad. No es para menos, su equipo está a un paso de lograr algo histórico; acceder a la gran final para dirimir quién será el campeón del fútbol argentino, por primera vez.

Por eso los 27.000 enfervorizados hinchas tombinos le dieron un marco espectacular al Malvinas Argentinas. En la previa se palpaba lo que luego se iba a trasladar a las tribunas; mucho color, banderas y papelitos y serpentinas por miles, pirotecnia de todos los colores y sonidos.

La popular sur donde se ubica el grueso de la hinchada del Tomba estaba colmada de lado a lado.

Nadie sentía el fresco de la tarde. Calor y pasión fue lo que sobró.

La gran tarde emotiva comenzó con la salida del Expreso al campo de juego. Desde los tres lados donde estaban los hinchas bodegueros, comenzó a salir humo de color azul y blanco, que fue acompañado por una impresionante batería de fuegos artificiales y bombas de estruendo. Emocionante y conmovedor.

Los decibeles bajaron cuando el balón empezó a rodar, pero cuando y Pol Fernández clavó en el ángulo de Olave el gol ganador, el estadio estalló con un grito de gol que duró más de normal. Fernández emprendió una loca carrera y se abrazó con todos sus compañeros hasta los suplentes y armaron una montaña humana. Una montaña de felicidad.

Una de las grandes ovaciones se la llevó el capitán y símbolo del Tomba, Fernando Zuqui. Los hinchas se rompieron las manos para aplaudirlo. ¿Habrá sido la despedida?

Cuando Néstor Pitana finalizó el partido, el desahogo fue tremendo, es que Belgrano acechó a Godoy Cruz los últimos minutos y esto provocó la lógica angustia. Por eso el silbato final desató la locura. Como para no estar locos, si están borrachos de alegría.

tomba-hinchada1.jpg


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas