Diario Uno Información General

El piloto galo celebró su título de campeón del mundo consagrándose en la competencia que se disputó en su país. Dani Sordo y Jari-Matti Latvala lo siguieron en las posciones.

Ogier ganó el Rally de Francia

Por UNO

El piloto francés Sebastien Ogier (Volkswagen Polo) celebró su título de campeón del mundo de rallys logrado el jueves ganando este domingo el rally de Francia, en la carrera de adiós de su compatriota Sébastien Loeb, que tuvo que abandonar.

Ogier se impuso por 12 segundos al español Dani Sordo (Citroën) y por 19 al finlandés Jari-Matti Latvala (Volkswagen).

Loeb, nueve veces campeón del mundo, que disputaba este fin de semana en Alsacia el último rally WRC de su carrera, abandonó por una salida de pista en la primera especial, la mañana de este domingo.

En la undécima de las 13 pruebas del mundial, Ogier, de 29 años, sumó su séptima victoria este año, lo que demuestra su pleno dominio de la competición. El francés se impuso previamente en Suecia, México, Portugal, Italia, Finlandia y Australia.

Ogier se aseguró matemáticamente el título mundial el jueves, al término de la "Power Stage", y posee 94 puntos más que el segundo clasificado del mundial, el belga Thierry Neuville (Ford), cuarto este domingo.

El triunfo de Ogier este fin de semana, no obstante, requirió mucho trabajo. El viernes por la tarde, el piloto nacido en Gap tenía una desventaja de casi 30 segundos respecto al líder de ese día, Neuville. El sábado reaccionó con cinco scratches, para volver a estar entre los mejores.

"Julien (Ingrassia, su copiloto) y yo conseguimos motivarnos el sábado, después de un viernes muy complicado. Ésa fue la clave de nuestro éxito", explicó el piloto del Volkswagen Polo.

Más seguro de sí mismo, este domingo Ogier se mostró inalcanzable, logrando los tres mejores tiempos de la mañana para ponerse en cabeza y abrir una buena brecha sobre Sordo y Latvala, mientras su tocayo Loeb se veía obligado a abandonar.

En una jornada muy húmeda que hizo difícilmente practicables las pistas, el piloto de Citroën, que se despedía en este rally del campeonato WRC, cayó por un pequeño barranco en el viñedo de Cleebourg, donde aterrizó con su coche del revés.

El piloto más laureado de este deporte, nacido en la región, quería imponerse a modo de regalo ante sus miles de fans, pero terminó su carrera con un abandono, "triste" por sus simpatizantes, pero "sin remordimientos de haberlo intentado todo con tal de ganar".

"Dada nuestra situación en la clasificación el domingo por la mañana (cuarto, a 5 segundos del líder, Latvala), había que atacar. Estaba muy caliente. Tal vez demasiado", se excusó Loeb, que asumió su error.

"Empujé muy fuerte en una curva que se cerraba a la derecha. La parte trasera del coche se me fue y nos fuimos marcha atrás, para luego darnos la vuelta en el borde", explicó el piloto, de 39 años. (NA)