Nacional b Lunes, 30 de julio de 2018

En la Lepra es la hora de los pibes

En Independiente Rivadavia la premisa para esta temporada es darle rodaje a los jugadores formados en la cantera.

Una de las prioridades en Independiente Rivadavia para esta temporada que se avecina es darle rodaje a los chicos de inferiores. Así lo manifestó su presidente, Ignacio Berrios y su director técnico, Gabriel Gómez, está llevando adelante esta idea.

Si bien las profundas razones de apostar a la cantera Azul, son la austeridad presupuestal con la que va a contar el club, la idea y la intención son más que valederas.

Por eso cuando arrancó esta pretemporada, el conductor táctico de los Azules, Gabriel Gómez, subió a entrenar con la primera a una cantidad considerable de juveniles y el número podría ir incrementando si es que el DT lo considera.

Del actual plantel los jugadores surgidos del club son; Federico Guerra, Cristian Lucero, Julián Navas, Luciano Sánchez, Lautaro Disanto y Santiago Úbeda. También Nicolás Quiroga debutó el torneo pasado.

La última grata aparición fue la de Santiago Úbeda, fue precisamente Gómez, quien lo hizo debutar frente a Quilmes coincidentemente también ese día debutó él como DT de la Lepra.

Úbeda saltó a primera sin ni siquiera haber tenido minutos y lo hizo en una situación complicada del equipo. Sin embargo esto no le pesó. Alfredo Berti ya había hecho lo mismo pero con Lautaro Disanto. Julián Navas y Luciano Sánchez ya están afianzados y vienen formando el plantel desde hace rato.

También hay que recordar los nombres de Mauro Cerutti, Hernán Gautier y José Méndez, quienes por diferentes motivos ya no están en el club pero que también se formaron en las divisiones menores del club.

En el clásico frente a Gimnasia y Esgrima, Gómez hizo debutar a Maximiliano Meza, Luciano Alzaa y Lautaro Talamoni. Meza, Alzaa y Enzo Mazal, arrancaron en el equipo titular que disputó el partido amistoso frente a San Martín de San Juan.

El segundo encuentro frente al Verdinegro estuvo integrado por todos pibes de inferiores. Más allá del resultado adverso -5 a 0-, lo que se busca es empezar a darle rodaje y roce.

En Independiente parece haber llegado la hora de los pibes. Enhorabuena.

Dejanos tu comentario