¡A puro balde! Así intentaban dejar el césped en condiciones

Empleados y colaboradores de Estudiantes de San Luis hicieron lo posible por despejar el agua de las zonas inundadas del campo de juego hasta que llegó el camión con la bomba.

"Se juega o se juega", se decía hasta que se confirmó la suspensión por falta de luz. Antes, para que el partido pudiese jugarse tras el diluvio que cayó en San Luis, y a la espera del camión con la bomba para drenar el agua, colaboradores y empleados de Estudiantes hicieron lo posible, con lo que tenìan a mano, por dejar el campo de juego en condiciones. La intensa lluvia dejó la cancha con varias zonas inundadas e impidió que el partido ante Independiente Rivadavia comenzara a las 16, el horario estipulado por la AFA.La falta de una bomba para sacar el agua (que llegó alrededor de las 17), la gente del local apeló a los baldes:

Así llegaban los camiones para retirar el agua del campo de juego:


En esta nota: