"La AFA debería mejorar los arbitrajes"

El delantero de Atlético Tucumán José Méndez admitió que si no fuera por los árbitros, su equipo se habría clasificado a la Libertadores. La historia de una familia leprosa de deportistas.


Por Gustavo Privitera

privitera.gustavo@diariouno.net.ar

La vida de José Alejandro Méndez (23) transcurre entre su amor incondicional al Club Sportivo Independiente Rivadavia ("toda la familia es leprosa", admite) y su consolidación en la Primera A del fútbol argentino. Hay otro aspecto destacable en el delantero de Atlético Tucumán, ya que sus hermanos Cinthia (20) y Luis (22), también son deportistas. La más chica de los Méndez es defensora de hockey sobre patines de Andes Talleres y fue campeona argentina 2015 con el seleccionado mendocino sub 24, y el varón del medio es volante de Atlético Argentino.

Además -contó– que su abuelo José Albino jugó con Bautista Gargantini (fue uno de los fundadores del equipo del Parque).

La familia se completa con su papá José Luis (52) y su mamá Norma (47).

Cuando fue consultado por el momento turbulento que atraviesa la AFA, fue crítico con los arbitrajes y pidió que los equipos del interior sean más apoyados.

–¿Como fue tu primera experiencia en Primera A?

–La verdad que es todo muy diferente a la B Nacional, es muy lindo jugar en Primera, ya que jugás en contra de jugadores muy buenos y reconocidos en el fútbol.

–¿Te costó adaptarte y después empezaste a andar bien?

–La verdad que el primer mes me costó agarrar el ritmo del equipo, que es muy intenso y más en la posición que ocupo. Pero bueno, después cuando estuve a tono resultó mucho más fácil y pude disfrutarlo.

–¿Costó mantener en Primera a Atlético? ¿Se sintieron perjudicados alguna vez?

–Me gustaría que la AFA apoyara más a los clubes del interior. Y si no fuera por los arbitrajes, Atlético estaría en la Libertadores. La AFA debería mejorar los arbitrajes y más en el Nacional B cuando no son televisados.

–¿Hablá de tu relación con Cristian Lucchetti?

–La verdad que es un grupo muy lindo, apenas llegué me integré rápidamente al grupo. Y el Laucha es un crack, una persona muy buena y un profesional que siempre me está aconsejando.

–¿Cómo viviste la salvación de Independiente?

–Con la Lepra siempre sufro, es así, el hincha ya se acostumbró. Pero los jugadores a pesar de que llevan varios meses sin cobrar dejaron todo. La gente de afuera y los que están más cerca de ellos saben que gracias a ellos estamos hoy en la B Nacional.

–¿Cómo ves a Cinthia y a tu hermano Luis como deportistas?

–Mis hermanos son excelentes deportistas y la verdad que Luis no viene teniendo tanta suerte pero no se da por vencido, así que seguramente ya le va a llegar la oportunidad

Y mi hermana es crack en hockey, siempre que puedo voy a verla, me encanta cómo juega.

–¿Cómo fueron tus comienzos futbolísticos?

–Empecé desde los 5 años en el club (el elenco azul), siempre estuve ahí. A los 20 años fui a préstamo 6 meses a Jorge Newbery porque no me tenían en cuenta y volví con (el tñecnico) Daniel Garnero el año pasado.

–¿Jugabas al fútbol en el polideportivo del barrio Cementista?

–Sí, desde chiquito me llevaban los chicos más grandes a jugar partidos en el barrio y uno aprende muchas cosas ahí me parece.

–¿Ayudabas a tu viejo trabajando en otra cosa que no sea el fútbol?

–La verdad que mis viejos siempre quisieron que jugara al fútbol y que estudiara, pero bueno, no me gustaba mucho (se ríe). Yo trabajaba aveces para no pedirles plata. Llevaba la utilería de Independiente, vendía sábanas y pintaba con mi tío.

Hermana de José, Cinthia Méndez: "Somos muy unidos los tres hermanos"

Como persona, José es muy compañero y somos muy unidos los tres hermanos.

Rescato que siga siempre con humildad y que no se olvide de donde salió.

Mientras estaba en Tucumán llamaba a mi casa todos los días. Lo que más me acuerdo es cuando llamaba y le decía a mi mamá que se fuera para allá porque extrañaba su rica comida.

Con respecto a lo deportivo nos contaba que allá los entrenamientos eran muy exigentes, pero que él con sus chistes y jodas hacía reír hasta al técnico. Fue creciendo partido a partido porque al principio entraba como nervioso. Pero después demostró que es un buen jugador y se hizo querer con los hinchas.

listo

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas