liga mendocina - cec mza cec mza
martes 05 de julio de 2016

El CEC, un club que empezó de abajo

Después de obtener el tercer título de su historia en la Liga Mendocina, el entrenador Darío Gianformaggio dio detalles del trabajo que empezó hace poco más de diez años.


Diego A. Astorga

astorga.diego@diariouno.net.ar

Nacieron con otros objetivos y los años lo fueron llevando a transformarse en el más ganador en los últimos tiempos en la Liga Mendocina. Un club que arrancó con el apoyo de un sindicato como el de los empleados de comercio y es protagonista con gran parte de sus jugadores que empezaron de las inferiores.

El CEC consiguió el tricampeonato con los pibes, algo poco usual en estos tiempos.

Su gran hacedor es Darío Gianformaggio, el entrenador, que los vio crecer desde chiquitos y ahora disfruta del buen momento.

"Desde el principio armamos el club con la idea de contener a los chicos. A los cinco años empezó la idea para que trabajara en primera división con Guillermo Pereyra (secretario general del CEC) y en conjunto armamos el proyecto. Feliz con el presente", aseguró el DT que conformó un cuerpo técnico con Lucas Contreras, Mario Martínez y los profes Ricardo Molina y Osvaldo Ceballos.

Gianformaggio recordó los inicios allá por el 2003 cuando decidieron incursionar en los torneos de la Liga Mendocina. "En principio se armó con gente que era empleado de comercio. De a poco fueron apareciendo los chicos de inferiores. Después llegaron algunos foráneos y hoy el 90 por ciento del equipo son de inferiores", destacó.

"Las reglas son claras, ya que tiene que ser pariente o que lo arrime algún afiliado para conocer los detalles de la familia y de dónde viene. Si se siente cómodo, se lo hace firmar", agregó.

El 2016 decidieron apostar a los chicos del club más la participación en el Federal B le dieron un gran cierre al primer semestre.

"El objetivo este año era hacer debutar a muchos chicos y no es fácil. Se creció y se ganó el campeonato. No hay que devaluar la Liga Mendocina porque es la más fuerte que hay. Estamos tranquilos y no tenemos el apuro que tienen otros clubes porque no hay grandes gastos y no tenemos jugadores caros. Nos manejamos con futbolistas genuinos del club. Sin quemar etapas para ir logrando el objetivo", aseguró el Torta.

Tras el buen desempeño varios equipos pusieron los ojos en sus jugadores y tal vez algunos sean tentados por otros clubes para los torneos federales.

Además es una gran vidriera para que se sumen más chicos a la cantera.

"Les damos libertad a los jugadores, pero con la condición de la firma de algún convenio para que si llega a algo importante le quede algo al club para seguir con su crecimiento. Estamos bien en inferiores y primeros en la general. Es un paso muy importante. Hoy decir que vas a jugar en el CEC es como decir en Godoy Cruz, Independiente o Gimnasia. Antes se complicaba porque a la hora de decidir por un club el papá o la mamá iban a otro lado. Ahora no miden la chapa que pueden llegar esos clubes grandes", explicó.

Gianformaggio lleva muchos años al frente del primer equipo del CEC y ya es una marca registrada. Por eso ante cualquier posibilidad de emigrar, el Torta no lo piensa demasiado.

"Es muy difícil dejar este proyecto. Por ahí de vez en cuando te llegan propuestas. Esto es mi casa, mi familia. Es como si fuera mi señora. Hoy por hoy estoy cómodo y bien. Tenemos detrás un gran equipo", dijo.

El CEC crece a pasos agigantados con la fuerza de sus inferiores. Esta vez los pibes le dieron las tercera estrella consecutiva al club.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas