Se burlaron de la muerte de su hijo y casi se va a las piñas

El mediocampista del West Bromwich subió a las tribunas del Olímpico de Londres para encararse con los hinchas del West Ham.

EL centrocampista internacional inglés del West Bromwich Jake Livermore, que el martes subió a las tribunas del Estadio Olímpico de Londres para encararse con hinchas del West Ham, lo hizo como reacción a un comentario sobre el fallecimiento de su hijo en 2014, explicó el club este miércoles.

"Tras su sustitución en la segunda parte, Jake fue víctima de insultos por parte de hinchas locales, a los cuales no reaccionó. No obstante, reconoce que quiso enfrentarse a un espectador que realizó un comentario sobre la muerte de su hijo", explicó el West Brom en un comunicado.

"Al club le gustaría que todos los aficionados bienintencionados comprendan esta reacción que no supuso un enfrentamiento físico", añadió el WBA, que dio "su total apoyo" a su jugador por un incidente que considera cerrado.

El martes por la noche, durante la derrota del West Brom contra el West Ham (2-1), Livermore (28 años) subió a las gradas tras ser sustituido para enfrentarse a un fan de los Hammers antes de ser conducido por personal del estadio a los vestuarios.

La Federación Inglesa ha dado hasta el jueves para que los dos clubes expliquen su versión de los hechos.

El hincha implicado fue expulsado de las gradas e interrogado por miembros del West Ham.

Según la prensa británica, el club londinense estudia sancionar duramente a su aficionado cuando concluya al investigación.

Livermore, exjugador del Tottenham y Hull City, escapó de una fuerte sanción tras un positivo por cocaína en abril de 2015 al considerarse que el jugador estaba pasando un mal momento anímico por la prematura muerte de su bebé.