fútbol internacional
Un juez decidió enviar a juicio al presidente de la institución culé, a su antecesor y al club mismo por fraude fiscal en el traspaso del delantero brasileño.

No todo es felicidad en Barcelona: problemas por Neymar

Por UNO

Un juez español decidió este miércoles enviar a juicio al presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, su antecesor en el cargo, Sandro Rosell, y al propio club por fraude fiscal relacionado con el fichaje del brasileño Neymar.Bartomeu se sentará en el banquillo acusado de un delito contra la hacienda pública, mientras que Rosell lo hará por dos delitos contra la hacienda pública, y el club, como entidad jurídica, está acusado de tres delitos fiscales, según un auto judicial hecho público este miércoles. 

El juez José de la Mata, de la Audiencia Nacional (principal instancia penal española), considera que Bartomeu y Rosell presuntamente ocultaron el coste real del fichaje del astro brasileño de 23 años, quien firmó por el club catalán en junio de 2013.

Para el magistrado, aparece "indiciariamente acreditado" que ambos "conocían que en realidad el coste de la adquisición o fichaje del jugador Neymar superaría" la cifra de los 57 millones de euros reconocidos por el club.

De esta manera se ocasionó "un perjuicio a la entidad, que seguía un plan estratégico de control de los gastos para reducir la deuda que tenía", afirma el magistrado en su auto. 

A tenor de lo investigado, el magistrado considera que el coste del astro brasileño habría ascendido "cuanto menos" a 83,3 millones de euros por diversas circunstancias. 

Para ocultar este coste, Rosell habría decidido fragmentar el pago en varias partidas por medio de diferentes contratos con el Santos, equipo de procedencia de Neymar, y con el propio Neymar, "que tenían una misma causa, el fichaje de Neymar y un único fin, abonar a su club de procedencia y al jugador el precio del fichaje".

En esta operación, el Barcelona habría defraudado al fisco "en los ejercicios 2011, 2013 y 2014" un total de 12,7 millones de euros. 

El traspaso de Neymar, que firmó con el Barça por cinco temporadas en mayo de 2013, originó un gran escándalo cuando un  socio del club demandó a Rosell, que dimitió posteriormente por este caso, por "apropiación indebida" en el fichaje. 

Tras la dimisión de Rosell el 23 de enero de 2014, la nueva dirección del club, encabezada por Bartomeu, reveló los detalles  de la operación cifrando en 57,1 millones el precio del traspaso.

Dejá tu comentario