fútbol internacional fútbol internacional
jueves 23 de junio de 2016

La amenaza de Messi

Eduardo Vargas quiere terminar de meterse en la historia del fútbol del continente americano: tiene un gol más que Leo en la Copa y todo se define en la final.

Lo quiere todo y lo tiene al alcance de la mano: Nueva York es el escenario perfecto y la final de la Copa América Centenario la ocasión ideal para que Eduardo Vargas termine de meterse en la historia del fútbol del continente americano.

El Turboman, de 26 años, llega a la final del inédito torneo continental con su Chile en busca de revalidar el título ganado en 2015 de local frente al mismo rival, la Argentina de Lionel Messi que el año pasado se tuvo que arrodillar ante la Roja.

Y Vargas es parte importante de esta historia. Pasando desapercibido, detrás de las luminarias del campeón de América -Arturo Vidal, Alexis Sánchez y Claudio Bravo, que brillan en el fútbol de Europa-, Vargas hace lo suyo: convertir goles y ser el primero a la hora de presionar la salida del rival.

lo cumple con creces. "Siempre cuando vengo a la selección me prendo, doy lo mejor de mí y lo he demostrado", dice Vargas, cuya carrera no ha logrado despegar en el fútbol de Europa.

De hecho, hoy milita en el Hoffenheim, un equipo menor de la Bundesliga con el que marcó solo dos goles en 24 partidos en esta temporada. Tampoco logró destacarse en el Nápoles (2012- 2013), el Valencia (2014) y el Queens Park Rangers (2014-2015), además de un pasaje poco fructífero por el Gremio de Brasil en 2013.


La Roja lo transforma

Pero como Superman cuando dejaba su traje de Clark Kent y se ponía su uniforme de superhéroe, Vargas se pone la Roja y adquiere superpoderes de goleador, y todo Chile lo disfruta. Jugar con la selección "es algo muy especial y lo estoy disfrutando hasta que dure", señala Edu. "Yo creo que es lo más importante que he logrado en mi carrera", agrega.

Hoy lo tiene otra vez liderando la tabla de goleadores de la Copa América Centenario con seis tantos, uno más que Messi que lo acecha pero a falta de un partido -la final que los tendrá frente a frente- no le ha podido dar caza.

Y que Messi te persiga y no te alcance, es mucho decir. Vargas ya había sido junto al peruano Paolo Guerrero el máximo goleador de Chile-2015, por lo que ya suma diez tantos en Copa América, ubicándose en el decimoquinto lugar en la tabla de goleadores histórica del torneo de selecciones más antiguo del mundo.

Además, quedó a uno del Depredador Guerrero (11) como el máximo goleador en activo de la Copa América. Tras dos primeros partidos en Estados Unidos en los que había pasado desapercibido, Vargas y su compadre en ofensiva Alexis Sánchez explotaron contra Panamá con un doblete cada uno en la victoria por 4-2 que le dio a Chile el pase a cuartos de final.

Y fue en esta instancia donde Vargas volvió a acallar cualquier esbozo de crítica que sobre él pesara, con una actuación consagratoria. Sus cuatro goles el sábado en Santa Clara (California) en el histórico 7-0 sobre México, la mayor goleada sufrida por el Tri en su historia en un partido FIFA, quedaron entre lo mejor de la Copa América Centenario.

"Estoy muy contento por el triunfo y la clasificación. Le quiero dedicar este partido a mi mamá y a mi familia", dijo el delantero, cuya madre Paola Vargas dos días antes había sufrido un preinfarto pero lo convenció de quedarse con su selección y jugar el mejor partido de su vida. Vaya sí lo hizo.

Y con ese póquer, Vargas ya suma 31 goles con Chile y es su cuarto mejor goleador, detrás de Marcelo Salas con 37 e Ivan Zamorano y Alexis con 34. Además, Turboman es el máximo goleador histórico de su país en Copa América igualado con Francisco Hormazábal con 10 dianas.

Nada mal para un jugador que deambula por Europa sin poder despegar pero que con Chile busca torcerle el brazo a la historia otra vez y lograr un doblete que hace unos años era impensable para una selección que precisaba un Turboman.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas