copa libertadores - Boca Juniors Boca Juniors
viernes 20 de mayo de 2016

Y una noche reapareció la mística copera de Boca

El Xeneize sacó adelante una serie muy complicada ante Nacional de Montevideo. Varios factores se unieron para que el equipo del Guille avanzara en la Libertadores.

Las atajadas de Orión, los gritos de cincuenta mil almas, el abrazo eterno de los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto con el ídolo Carlos Tevez, más el coraje y la garra, sellos históricos del club, se mezclaron en un cóctel que permitieron a Boca recuperar su mística copera para avanzar a las semifinales de la Copa Libertadores de América.

La heroica clasificación lograda en La Bombonera ante el bravo Nacional de Montevideo en la definición por penales y el pase a la próxima ronda donde tocará el ganador de Pumas de México e Independiente del Valle (Ecuador), fueron posibles gracias al gol del cordobés Cristian Pavón que seguramente quedará en el álbum de aquellos triunfos que los hinchas no olvidarán.

"No le pedí el celular a Bianchi, pero se lo voy a robar", contestó el Mellizo a Télam con una sonrisa, cuando se le preguntó por la vieja leyenda de la conexión telefónica del técnico más ganador de la historia de Boca con los poderes divinos.

"Los penales no son suerte, son trabajo", decía un Agustín Orión sereno que disfrutaba su noche quizás la que estaba esperando desde julio del 2011 cuando llegó a Boca y justo en su partido 200 con la camiseta Azul y Oro.

El arquero agradeció la colaboración del preparador Juan José Romero y reveló algunos secretos de la táctica que empleó para atajar tres penales seguidos a los uruguayos y convertirse en héroe.

"Romero me indicaba donde tirarme. En el último penal me quedé parado por intuición, fue suerte. En el resto sabía dónde me iban a patear porque los habíamos estudiado. Hace cinco años que estoy en Boca, tengo claro que se magnifica todo, lo bueno y lo malo", reflexionó el arquero, campeón invicto en su primer torneo en el club, el Apertura 2011.

Orión siempre estuvo en la polémica y en los dos lados del mostrador, el de los elogios y el de las críticas, por su fuerte personalidad y el rol que desempeña en el plantel, como uno de los referentes.

En cuanto al partido ante el Bolso, a Boca le costó mucho lograr un dominio sobre Nacional, y desperdició una situación clara que podía haber cambiado el rumbo del partido.

Fue en el primer tiempo cuando Tevez remató dentro del área chica y el arquero Esteban Conde desvió la pelota al tiro de esquina. Esa jugada, sumada al gol en contra del Cata Díaz hacían presagiar que no sería una noche fácil, algo que se comprobó más tarde con las lesiones de Marcelo Meli y Andrés Chávez.

Sin embargo, llegó el gol del cordobés Pavón y la serie de penales, que sirvieron para el lucimiento de Orión y también para comprobar que el colombiano Frank Fabra tiene una categoría enorme, con su "maradoniana" ejecución de su penal, el quinto, el anterior al que ejecutó el Pachi Carrizo y desató la euforia.

"Me da lo mismo cualquier rival. Todo va a ser muy difícil. Si me preguntaba a quien quería si a Nacional o Corinthians, decía Nacional y miren lo que nos costó", declaraba el mellizo Guillermo, quien se mostró muy emocionado luego de la victoria, sobre todo instantes después en que se fundió en un abrazo con Orión.

Boca recuperó su mística y es candidato en la Libertadores, una Copa que levantó seis veces, y tendrá ahora 40 días por delante para una semifinal en la que se encontrará con Pumas o Independiente del Valle, el modesto equipo ecuatoriano que dejó afuera a River Plate en octavos de final.

En cuanto a lo inmediato, Boca despedirá el semestre el domingo ante Defensa y Justicia en "La Bombonera" con una formación que comenzará a definirse mañana.

En principio están descartados Marcelo Meli, con un esguince de rodilla derecha, Andrés Chávez, con un posible desgarro en el gemelo izquierdo. Los demás estarán todos disponibles para cerrar el semestre en La Bombonera.

Luego del partido del domingo se intensificará la búsqueda de refuerzos, uno de ellos el del chileno Jean Beausejour, que se concretará en las próximas horas, y también el de Fernando Zuqui, el capitán del sorprendente Godoy Cruz de Mendoza, en los dos nombres que tienen un pie y medio en Boca.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas