Historias de fútbol sin pelota

Andes FC, de General Alvear, cumple 102 años de vida. Algunos de sus personajes y todo el color desde "La Coqueta".

Nos tocó un día soleado para cubrir a Andes de local, a poco de su 102° aniversario. La familia "crota" se reunió en La Coqueta para ver el partido por la cuarta fecha de la Liga alvearense de fútbol ante 10 de septiembre.

Los de siempre estaban allí, para alentar, para compartir, para apoyar, porque eso hacen las familias. Historias, personajes y todo el color de un día más en la larga vida de Andes.

Marcela y Susana, las de siempre

Andes FC, de General Alvear, nació como un club deportivo allá por 1916 y se convirtió en un lugar que convoca a familiares y amigos.

Susana Rivero Oliva y Marcela Tobio Funes se criaron enfrente de la cancha y son hinchas de lujo del Croto, equipo al que vieron en todas sus etapas.

Los días de partido, Susana flamea la bandera del club desde su casa ubicada en la vereda opuesta a "La Coqueta". Marcela, desde la otra esquina, grita "aguante Andes".

Las "chicas" son, sin dudas, parte de los 102 años de historia del Croto.


¿Por qué "Croto"? La divertida anécdota de Nino Resia:


El sueño de la pileta:

El enorme predio con el que cuenta Andes tiene una pileta semi olímpica que nunca se terminó, pero que la actual dirigencia sueña con poder tener lista en breve para que los "crotitos" cuenten con escuela de verano propia.

Croto, el Perro:

Como no podía ser de otra manera, la "mascota" de Andes (un perro) se llama Croto. Su dueño no se pierde ni un solo partido, y todos en los alrededores conocen al can.

De hecho, Croto una vez se perdió y lo encontró un hincha del club, que lo conocía de la cancha. ¡Es todo un personaje!

Pequeños hinchas:

>>>> Que 102 años no es nada: el más "viejito", en su mejor momento

>>>> Sangre crota: Inés, tras los pasos de su padre

>>>> En 30 segundos, las mejores anécdotas del cumpleañero

>>>> Se los quieren llevar: la escuelita de Andes no pasa desapercibida

>>>> Una cancha donde antes había una laguna

Por Laura López/Ovación

En esta nota: