Diario Uno Más noticias
 Ahora es la Plaza de los Niños y está en el barrio Policial de Alvear. El trabajo lo inició la asociación Alas del Sur

Vecinos se unieron y recuperaron una plaza

Gonzalo Villatoro

villatoro.gonzalo@diariouno.net.ar

Sólo es necesaria una mirada para apreciar en profundidad ese atractivo único que ofrece la Plaza de los Niños, no importa si uno es grande o chico.

La plaza del barrio Policial cambió rotundamente su aspecto pero mantiene intacta su esencia, la de ser un lugar de concentración y amistad, apto para el esparcimiento y agradable para compartir una charla entre vecinos con el mate bajo el brazo.

La Plaza de los Niños fue la iniciativa del grupo Alas del Sur, una asociación civil que hace las veces de unión vecinal, cuyo objetivo inmediato fue recuperar un espacio que prácticamente se había perdido con el paso de los años por la dejadez y las malas costumbres.

Pero ese trabajo conjunto alcanzó un fin mucho más importante: hacer que cada integrante de esa importante barriada alvearense trabajara pensando exclusivamente en el otro.

“La intención fue crear un sentido de pertenencia, cuando las cosas se hacen por manos de uno se cuidan de otra manera después”, comentó Matías Ten Huver, uno de los impulsores de Alas del Sur.

Esa actitud desinteresada y a la vez preocupada por el vecino la describió también el artista que estuvo al frente de las tareas de remodelación de la plaza del barrio.

“Fue muy lindo ver a toda la gente trabajando, al final yo dibujaba y los vecinos eran los encargados de pintar. Si no, estaban para traerte un mate, un sanguchito, ponían música, realmente fue algo muy agradable trabajar así; la gente tenía muy buena onda”, contó Gabriel Novillo, un diseñador gráfico que después de 15 años regresó al departamento.

Entre las particularidades que ofrece la plaza sobresale el robot. Es un bloque de hormigón con dos orificios que junto a un banco que está detrás tiene la capacidad de observar al peatón fijamente y además lo sigue con la mirada.

“Después de pintar el robot nos dimos cuenta de que podíamos combinarlo, pintamos los ojos en el banco y están hechos de tal forma que te sigue atentamente”, agregó.

La colocación de reductores de velocidad, construir el anhelado salón vecinal y una megafiesta para los niños en su día son algunos de los proyectos que la gente de Alas del Sur ya tiene en mente.

Por todos

- La asociación Alas del Sur se gestó en diciembre pasado y están ultimando detalles para tener la personería jurídica.

- Con inventiva y mucha voluntad los pedazos de cemento se transformaron en un dragón, uno de los bancos parece estar prendido fuego y otro aparenta ser un trozo de queso.Impacta. Con algo de ingenio y mucha colaboración se recuperó el lugar. 

 Embed      
 Embed