Diario Uno Más noticias
En Eugenio Bustos se realizó la presentación de la nueva bebida, que será comercializada por una empresa del Municipio (SAPEM). Los 2 litros cuestan $4 y el medio litro, $3.

San Carlos lanzó al mercado su agua mineral de manantial

Julio Luzuriaga

luzuriaga.julio@diariouno.net.ar

SAN CARLOS– Fue lanzada ayer al mercado el agua mineral embotellada bajo la marca San Carlos, agua mineral de manantial. Será comercializada a través de la Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (SAPEM). El producto se presenta, en principio, en botellas de medio litro y de 2 litros y el precio sugerido al comercio es de $3 más IVA y de $4 más IVA respectivamente.

El lanzamiento comercial del agua mineral de manantial se realizó ayer en una estación de servicio de Eugenio Bustos.

Con este producto, San Carlos pretende ofrecer una opción más de agua mineral al mercado.

“No pretendemos que sea la más barata, sino una opción más accesible. Por eso se ha fijado precio al que la Comuna le venderá al comercio”, dijeron desde el Municipio, en referencia a los valores a los que se comercializará ($3 y $4), según el contenido.

Por ahora, la planta está en una etapa de prueba piloto y a fin de año se hará un balance en el que se medirán costos y ganancias.

La empresa embotelladora San Isidro Capiz, que actualmente sólo envasa en bidones, tendrá una rentabilidad del 20% sobre la producción total del producto municipal.

En principio se la podrá adquirir en las estaciones de servicio del departamento y en un restorán ubicado en la villa cabecera de San Carlos.

La SAPEM

San Carlos es el único departamento de Mendoza que tiene una empresa estatal municipal, SAPEM.

El intendente Jorge Difonso explicó que la firma San Carlos Borromeo, Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria, posee un patrimonio neto de $100.000.

Cuenta con un director; el contador, Claudio Laciar, quien fue secretario de Hacienda en la primera gestión de Difonso. Laciar tiene a su cargo todos los controles legales de la ley de sociedad.

Por el momento, la firma municipal no tiene socios privados aunque no se descarta más adelante realizar una convocatoria pública para sumar a quienes quieran participar a través de la compra de acciones.

La Municipalidad inscribió la marca San Carlos, agua mineral de manantial, que ya es propiedad de la Comuna.

Fue el propio intendente, quien luego de dialogar con la prensa, colocó las botellas en una de las heladeras vidriadas del local.

“A través de la empresa San Carlos Borromeo podemos comercializar el agua y prestar servicios como el de transporte rural que se implementa en el departamento”, cerró el jefe comunal.

“Buscamos recaudar más”

El agua es extraída de la zona de Capiz, donde existen surgentes.

“Si ese agua no es utilizada para riego y demás, saliniza la tierra y la hace inapropiada para cultivo. Con esta medida de embotellarla buscamos solucionar ese tema, brindar una opción más y recaudar para el Municipio”, dijo Difonso.

De los dividendos obtenidos a través de la comercialización del agua planean ejecutar obras de tendido de redes domiciliarias de agua potable. “Cuando asumimos –en el 2007– sólo el 50% de los sancarlinos tenía agua potable y hoy superamos el 80%”, destacó el intendente.

Otra parte de las ganancias irá al financiamiento del transporte rural gratuito de pasajeros por medio del cual la Comuna ofrece este servicio primordial a sancarlinos que habitan en zonas a las que no ingresa el servicio convencional. Cuenta por mes a unos 2.000 usuarios.

Esta primera partida es de 10.000 botellas que serán distribuidas en comercios del departamento con miras a llegar a la región, luego a la provincia y al país. “Es una producción chica, pero pretendemos ir despacio y a paso firme”, apuntó Difonso.

Este es un anhelo de los distintos gobiernos de San Carlos, empezando por la gestión del radical Miguel Natalio Firpo en la década de los ’80.

 Embed      
A la heladera. El intendente Difonso acomoda las botellas en el exhibidor.
A la heladera. El intendente Difonso acomoda las botellas en el exhibidor.