Diario Uno Más noticias
Los manifestantes contra la actividad minera tuvieron su propia soberana, que desfiló por las calles céntricas y también repartió saludos y besitos.

La reina de la antimineria también se paseó por las calles de Capital

El año pasado fue el “Cura antiminero” el que comandó la marcha de los ambientalistas durante el Carrusel de las Reinas. Esta vez, el párroco de Nuestra Señora de la Consolata no estuvo o al menos no se lo pudo divisar.

En contrapartida, los ambientalistas tuvieron su vendimia y eligieron a su reina, la cual marchó al frente de la protesta repartiendo besos y saludos cual soberana que quiere acceder al trono nacional.

Detrás de ella se apostaron cerca de 1.000 personas, entre las que se destacó la secretaria general de ATE, Raquel Blas.

 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed