Diario Uno > Más noticias

Nadia González se reencontró con el cariño de su pueblo

En al aire se respiraba algarabía y satisfacción, es que después de 13 años del último reinado nacional y casi tres décadas de un virreinado, Alvear volvió a estar en los primeros planos con la coronación de Nadia González como virreina nacional de la Vendimia.

Desde temprano los vecinos comenzaron a salir a la calle para recibir con todos los honores a su soberana.

Lamentablemente el recorrido comenzó una hora y media más tarde y parte del público que esperaba para saludarla, se volvió a la casa.

“Ahí viene, ahí está” por fin pudo gritar Lucía, una niña de 10 años que tenía los ojos brillantes y una sonrisa que reflejaba la admiración profunda e inocente por esa mujer que se aproximaba portando la corona.

“Desde que me coronaron que quería volver a mi pueblo, estaba tan ansiosa por reencontrarme con la gente, es algo emocionante, indescriptible”, dijo Nadia a Diario UNO con la vos entrecortada y lágrimas de emoción que le enjugaban el rostro.

En la historia de Vendimia, los alvearenses han obtenido tres virreinas nacionales, incluida Nadia, anteriormente fue Sandra Sarale en 1978 y le siguió Sandra Celina Ruiz en 1986.

Nadia y la corte ingresaron al departamento en el carro que presentó Alvear en festejos vendimiales y avanzó lentamente por las principales avenidas céntricas hasta terminar en una colmada plaza Carlos María.

La bienvenida oficial estuvo a cargo del grupo Los Ases y finalizó con un espectáculo folclórico a cargo de la Banda de música de la Municipalidad y que tuvo en el centro de la escena a todas las reinas bailando los clásicos cuyanos.

En la faz protocolar, la virreina nacional entregó al intendente Juan Carlos De Paolo un cofre los atributos reales del departamento y allí permanecerán guardados hasta la vendimia que viene.

“Voy a terminar la tesis (licenciatura en Nutrición) pero ya dejé el trabajo, pienso dedicarme este año exclusivamente al virreinado, estaré junto a Candela (Berbel) en cada lugar, en cada una de las actividades y con migo mi Alvear querido”, concluyó Nadia.

 Embed      
 Embed