Diario Uno Más noticias
El pequeño de Tunuyán, debe ser tratado en China por una encefalopatía hipóxica. Sus jóvenes padres piden ayuda para reunir los fondos.

Lucio, un bebé de 14 meses, necesita US$50 mil para ser operado en China

Julio Luzuriaga

luzuriaga.julio@diariouno.net.ar

Lucio Nazareno González Martínez es un bebé tunuyanino de 14 meses que sufre de encefalopatía hipóxica por la que debe viajar a China para ser sometido a un tratamiento con células madre para recuperarse.

Sus padres esperan que desde el continente asiático les den fecha para llevar al pequeño y solicitaron la ayuda de la sociedad para conseguir U$S50 mil que cuestan el traslado y el tratamiento. Amigas del joven matrimonio organizaron un desfile de modas solidario para recaudar fondos.

La familia de Lucio Nazareno vive en el barrio Pircas II de la ciudad cabecera de Tunuyán. Sus padres son Maira Martínez (21) y Matías González (20), y además tiene un hermano Salvador, de 4 meses.

Mientras atendían los delicados y continuos requerimientos de Lucio, sus padres dialogaron ayer con Diario UNO y relataron la difícil historia que llegó a sus vidas cuando este pequeño titán tenía tan sólo 8 meses.

Todo comenzó en noviembre del año pasado, con lo que parecía ser una simple descompostura por la que Maira y Matías llevaron a su hijo al hospital Scaravelli.

Con el paso de las horas lo trasladaron a un centro médico privado de esa ciudad, desde donde fue derivado nuevamente al hospital público y de allí, al nosocomio materno- infantil Humberto Notti.

El estado de Lucio empeoró mientras los médicos esperaban que se estabilizara para operarlo, sin saber a ciencia cierta con qué se iban a encontrar. “Nos dijeron que como había vomitado mucho se le había subido el estómago y le aprisionaba un pulmón, por lo que no podía respirar normalmente”, comentó Martín, el padre, quien se gana la vida trabajando como delivery en una casa de comidas.

Lucio fue intervenido durante dos horas y media, y sufrió dos paros cardiorrespiratorios que le afectaron el cerebro, debido a la escasa llegada de oxígeno a ese órgano vital. Al salir del quirófano, fue ingresado en la sala de cuidados intensivos, donde permaneció dormido 20 días. En ese espacio hospitalario estuvo un mes.

El 7 de enero último fue trasladado a sala intermedia y se le practicaron encefalogramas que revelaron el daño cerebral que a la postre desembocó en la encefalopatía hipóxica que lo afecta.

A raíz de ese cuadro, debieron practicarle una traqueotomía y le colocaron un botón gástrico. Luego fue derivado al hospital Scaravelli, donde permaneció internado otros 15 días y más tarde pudo volver a su casa, tras más de 2 meses internado.

Actualmente, sus padres deben cuidarlo de manera permanente y utilizan un motor para aspirarlo a través de la cánula de la traqueotomía para que Lucio pueda expulsar sus mocos y respirar libremente.

A China

Luego de tomar conocimiento del caso de Benjamín Luengo (6), quien busca en China un tratamiento con células madre, la abuela materna de Lucio se comunicó con la madre de Benja, quien le aportó datos para que los padres pudieran contactarse con los médicos de Pekín (China), para mostrarles el caso del pequeño tunuyanino y saber si hay opciones médicas para que él pueda realizar una vida normal.

Lo hicieron a través de internet y la respuesta positiva desde Asia fue casi inmediata. “Tenemos que esperar hasta agosto para saber si a Lucio se le puede sacar la traqueotomía para que, entre otras cosas, pueda viajar sin riesgo de que lo ataquen virus o sufra infecciones, sino es imposible hacerlo”, explicó la mamá.

“Nosotros necesitamos la ayuda, pero queremos esperar a tener una fecha cierta para el viaje y ahí sí vamos a recibir el dinero de quien se solidarice con Lucio y nosotros”, explicó Martín.

“Quienes quieran contactarnos para saber sobre el caso y para ayudarnos lo pueden hacer a través del perfil de Facebook: Lucio Nazareno González Martínez”, apuntó Maira a Diario UNO.

Un mes de esperanza

El tratamiento médico al que sería sometido el pequeño tunuyanino Lucio Nazareno González Martínez consiste, según contaron sus padres a este matutino, en la colocación de ocho inyecciones de células madre en la médula espinal, las que se espera recompondrían en gran número a las cerebrales dañadas.

El proceso se extendería por un mes.Además le realizarán terapias de fonoaudiología, kinesiología y terapia de ocupación.

Sólo la parte médica demanda poco más de 35.000 dólares, mientras que el resto del dinero que necesitan para viajar sería destinado a gastos como estadía de los acompañantes y para hacer frente a los honorarios de un traductor.

 Embed      
Al nene lo deben llevar a otro país para su tratamiento.El problema es reunir los fondos necesarios. Foto: Julio Luzuriaga/ Diario UNO
Al nene lo deben llevar a otro país para su tratamiento.El problema es reunir los fondos necesarios. Foto: Julio Luzuriaga/ Diario UNO