Diario Uno Más noticias
La frase la lanzó el auxiliar Pablo Colilaf a la salida del juzgado de Instruccion alvearense, en un diálogo exclusivo con UNO de San Rafael. Estaba detenido desde mediados de agosto por la muerte de Andrés Sosa durante un procedimiento por robo.  Li

Habló el policía liberado: "Ningún policía ingresa a la fuerza pensando en quitar una vida"

“Soy inocente y actué cumpliendo mi deber, porque ningún policía ingresa a la fuerza pensando en quitar una vida”, fueron las principales reflexiones que realizó el auxiliar Pablo Colilaf (23) una vez que recuperó la libertad.

El efectivo cumplió dos años en la fuerza y estaba detenido desde el 18 de agosto tras darle muerte a Andrés Sosa (21), conocido como el Pericote, en medio de un procedimiento por robo. La semana pasada se confirmó que el juez Néstor Murcia le concedió el beneficio de la excarcelación, bajo fianza, y recién hoy la defensa terminó de cumplir con los requisitos legales para que el policía vuelva con su familia.

“Estoy muy feliz de estar con toda mi familia nuevamente, han sido momentos muy duros y la espera se hace larga mientras actúa la justicia, pero estaba tranquilo por sobre todo”, fueron las palabras iniciales de Colilaf y de inmediato lanzó: “Soy inocente porque lo que hice fue en el cumplimiento de mi deber, estaba ayudando a un ciudadano que pidió el auxilio de la policía".

La muerte del joven se produjo durante un enfrentamiento. Según la información oficial, esa mañana de domingo el policía acudió al barrio San Carlos en Alvear por la denuncia de una pareja que fue agredida y asaltada. Cuando el efectivo interceptó a Sosa junto a varias personas más, el muchacho empuñó un cuchillo y comenzaron a lucha. En el fragor de la pelea el policía tomó el arma reglamentaria, le ordenó detenerse y realizó dos disparos. El primero fue de advertencia y el segundo fue mortal.

En un breve relato de lo sucedido en la madrugada del domingo fatídico, el auxiliar dijo que “traté de llegar rápido al procedimiento, como siempre intento hacer, y nos encontramos con una situación muy violenta y actué pensando en proteger mi vida y la de mi compañera”.

Abrumado por la emoción de reencontrarse con la familia después de permanecer en prisión un mes y medio, Colilaf insistió en su inocencia y aseguró que “ningún policía ingresa a la fuerza pensando en quitar una vida, uno trata de llevar en alto el uniforme, colaborar con la comunidad y ayudar para que esté más segura, lamentablemente me tocó esa situación y han sido momento muy duros por mi labor”.

El auxiliar también hizo un rápido repaso por todas las personas que le dieron una mano durante el proceso. “Quiero agradecer a toda la policía de Mendoza, en especial a la gente de Alvear y San Rafael, al jefe de la distrital Sur Carlos Mugneco, al jefe de policía comisario Angel Fozati, los jefes de todo el Sur y muy especialmente a Omar Alcalde, de Amupol, que no tengo el honor de conocerlo pero dijo que iba a estar a mi lado y lo hizo”.

La referencia al titular de Amupol es porque la entidad aportó los 100 mil pesos de fianza que le fijó la justicia para quedar en libertad.

Colilaf también aseguró que “me sentí muy acompañado por el Ministro de Seguridad”. En este sentido, Carlos Aranda adelantó en exclusiva a UNO de San Rafael que a partir de su liberación “el policía retornará a la función, aunque vamos a analizar juntos cuál es el mejor destino para él”.

En tanto Gustavo Nedic, abogado del efectivo policial, reiteró que esta situación les permite elaborar la estrategia de defensa “con mayor tranquilidad” y confió que a los fines legales, Colilaf “fijó domicilio fuera del departamento”.

Antes de partir de la sede del cuarto Juzgado de Instrucción, Nedic sostuvo que “el juez se tomó su tiempo porque es muy estudioso de la situación y son muchos los criterios que tiene en cuenta al momento de otorgar la libertad a una persona, estamos contentos por este paso que se dio pero hay que seguir trabajando porque el proceso continúa”.