Diario Uno Más noticias
Según el joven director de Defensa del Consumidor, Guido Roccuzzo, un cuerpo interdisciplinario de entre 90 y 100 personas saldrá a controlar el congelamiento de precios. Se suman municipios.

Se arma el equipo de inspectores

Por Cecilia Amadeo

amadeo.cecilia@diariouno.net.ar

Apurado, saltando de reunión en reunión, Guido Roccuzzo, el flamante director de Defensa del Consumidor, está organizando un megacuerpo interdisciplinario de inspectores para controlar que se cumpla el acuerdo firmado entre algunos supermercados y el Gobierno nacional para congelar los precios de 500 productos. A poco de haber asumido en su cargo, reconoce que es un momento “de mucha puesta en escena” por la “alta sensibilidad” que genera la inflación, fenómeno que acepta pero minimiza, y que los consumidores conocen cada vez más sus derechos y actúan en consecuencia.

Han sido días agitados para este abogado de 33 años. Desde 2008 se desempeña en la dirección, primero como asesor letrado, trabajando en temas específicos del Derecho de los Consumidores; luego en Industria y Comercio, cuando se desmembró la vieja Dirección de Fiscalización, Control y Defensa del Consumidor, y ahora, desde el lunes último, cuando fue designado como nuevo director de Defensa del Consumidor.

–¿Es conciente de que ha agarrado una papa caliente?

–(Sonríe.) Yo no sé si llamarlo “una papa caliente”... Es un momento de mucha puesta en escena por la cuestión de los precios, por la alta sensibilidad social que hay respecto del tema, pero también es importante destacar que el convenio de precios es un convenio nacional. La Provincia no ha intervenido. Es decir, nuestra facultad como dirección provincial es la de controlar, y si detectamos algún incumplimiento lo remitimos a Nación.

–¿Cómo están controlando?

–Tenemos previsto lanzar un cuerpo interdisciplinario de inspectores formado por personal de la Subsecretaría de Trabajo, de la Dirección General de Rentas, de la Dirección de Industria y Comercio y de Turismo, que estarán a disposición de Defensa del Consumidor para lo que se necesite. Vamos a hacer operativos en toda la provincia.

–¿Vinculados con el congelamiento de precios?

–Sí. Serán entre 90 y 100 inspectores, y se sumarán los de los municipios. Algunos ya se han comunicado para ponerse a nuestra disposición para colaborar con el control de precios.

–¿Quiénes se han ofrecido?

–El primero fue Guaymallén. Ya empezaríamos a trabajar juntos mañana mismo (por hoy). Los que se van a sumar son Malargüe, General Alvear, Tunuyán y Las Heras, con los cuales hemos pactado reuniones de trabajo para ver cómo se suman al control de precios.

–Hablando de precios... ¿hace compras en el supermercado?

–Sí, por supuesto.

–¿Qué puede decir de la inflación?

–Yo no me considero una persona apropiada para hablar de la inflación. No tengo el conocimiento técnico específico para hacerlo. Esa respuesta la debería dar algún funcionario especializado en el tema.

–¿Pero como ciudadano que hace las compras, nota que las cosas aumentan?

–Sí... Es la sensación que por ahí tenemos todos los ciudadanos...

–¿Es una sensación o lo vive en su bolsillo en carne propia?

–(Piensa.) Realmente, no... (piensa nuevamente) Veo que por ahí sí aumenta algún producto. Por eso también este acuerdo de precios es beneficioso para la ciudadanía, porque si hay 500 artículos de los cuales muchos, un gran porcentaje, integra la canasta básica, da también una cierta tranquilidad y un parate a ese aumento permanente que por ahí hay.

–¿Han recibido denuncias por violaciones al acuerdo de precios?

–Son muy pocas. Doce han sido telefónicas y una por escrito (esta última es la que realizó la mendocina Lisi Rodríguez, reclamo que publicó UNO en su edición del 5 de junio). Ahora estamos esperando que los que llamaron acerquen las pruebas para comprobar la irregularidad.

Hay que usar el libro de quejas

La Dirección de Defensa del Consumidor les recomendó a los ciudadanos que dejen asentado en los libros de quejas de los supermercados que adhieren al acuerdo para congelar el precio de 500 productos si encuentran alguna irregularidad, ya sea por faltantes o por diferencias entre los valores publicados y los cobrados en caja.

La puesta a disposición del público de los libros de quejas es una de las medidas que acordó la dirección con los supermercadistas en la reunión que mantuvieron el martes pasado. Es que el organismo busca llevar al máximo el control ciudadano que fogoneó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando lanzó el programa Mirar para Cuidar.

“Acordamos poner un sistema de reclamos a disposición del consumidor, especialmente para precios congelados, y que los supermercados exhiban y publiquen cuáles son los artículos que están dentro de los 500, que los identifiquen en góndola”, explicó Guido Roccuzzo, el flamante titular de Defensa del Consumidor.

El funcionario adelantó que los empresarios, además, “en cierta forma se comprometieron a que no haya faltantes”, aunque “también hay que ser razonables, porque hay algunos supermercados que están en un plazo de adaptación. Por ahí por cuestiones de logística están trayendo mercadería a las bocas de expendio para completar el listado de los 500”.

Para finalizar, Roccuzzo les pidió a los mendocinos que “colaboren con el control ciudadano y el consumo responsable”, y que “guarden el ticket de compra para comprobar si hubo una diferencia de precios”.

 Embed      
Para cuidar tu bolsillo. Es la inscripción que llevan los inspectores que controlan los precios del congelamiento.
Para cuidar tu bolsillo. Es la inscripción que llevan los inspectores que controlan los precios del congelamiento.