musica musica
sábado 10 de febrero de 2018

Un apasionado de la música

El cantante de Karamelo Santo, una de las bandas mendocinas más importantes de la historia, habló con Escenario y recordó aquellos comienzos del grupo que está festejando sus 25 años de vida.

Karamelo Santo es una de las bandas más importantes de la historia de Mendoza. Su creación se remonta a 1993 y aunque hubo una separación en el medio, este año la banda cumple 25 desde su nacimiento.

Guillermo Andrés Ogalde Glúzman, más conocido como Goy Karamelo, es el creador de esta banda que conmocionó y modificó la historia musical de la provincia.

En esta nota, el cantante y líder de la banda repasó los comienzos de Karamelo, habló sobre el rock mendocino y cómo está el grupo en este festejo de 25 años.

–¿Cuáles son tus primeros recuerdos en la música?
–Mi familia materna es rumana y se vinieron a Rivadavia por problemas políticos y por mucha persecución a los judíos, entonces trajeron influencias de allá. Me acuerdo que mi mamá tocaba en el piano canciones de The Carpenters, Vox Dei, los Beatles y Led Zeppelin.

–¿Y tu papá?
–Mi viejo también era músico pero era rockero. Tenía una banda que se llamaba Acuario. Igual eso ya fue acá en Mendoza, que nos vinimos a vivir a casa de mi abuela. Yo tenía 6 o 7 años y mi viejo, con su banda, ensayaban ahí, entonces era una locura escucharlos. Mi papá era hippie y por ahí se iba mucho tiempo entonces yo me ponía a escuchar los discos y sonaba León Gieco, Charly (García) y los Beatles.

–¿Y cuándo empezaste a cantar?
–A los 14 años tuve hepatitis mucho tiempo. Yo vivía en el barrio Cadore y el cura de la parroquia me empezó a prestar una guitarra entonces empecé a estudiar cómo tocarla y a participar en la banda de la iglesia Santa Bernardita, aunque yo iba al colegio Don Bosco. Ahí conocí a varias personas ,entre ellas a Sergio Ruiz, que me dijo que me daba para tocar en otro lugar además de la iglesia.

–¿Cómo nace Perfectos Idiotas, tu primera banda?
–En 1987. Empezamos a mezclar distintos estilos de música porque ya desde el '84 que venía escuchando ska, reggae, punk, rock y bandas desde Bob Marley hasta Alcohol Etílico o Banana Split. Al hacer eso éramos los raros que hacíamos eso, entonces logramos llegar a tocar a Buenos Aires con bandas como Todos tus Muertos, Comando Suicida o Los Auténticos Decadentes. Si bien es cierto que éramos unos adelantados de la música también es verdad que tocábamos muy mal. Éramos muy chicos, teníamos entre 16 y 19 años. Además nos agarró la hiperinflación de Alfonsín y nos mató.

–¿Ahí se disolvió la banda?
–Sí, me dolió muchísimo esa separación. Era un momento que estaban ocurriendo muchas cosas en el rock y quedé muy triste de habernos separado. Esa fue la banda de mi vida.

–¿Cómo seguiste?
–Me fui a México. Además acá había tenido problemas con las drogas y me fui de mi casa. En México me recuperé y aprendí muchas cosas musicales y de la vida. Imagínate lo loca que era mi vida que, entre todo eso, yo estudiaba Ingeniería Electrónica. Antes de ir a México estuve seis meses en Valparaíso, Chile, y también aprendí mucho. En todos esos lugares, momentos y experiencias comenzó a gestarse Karamelo Santo.

–¿Cómo fue ese comienzo?
–Me volví de México con Iñaqui De la Rosa y acá estaba Marito Yarque y decidimos empezar a tocar con Karamelo. Nuestro primer disco fue uno de los primeros que se hicieron de rock de rock. La verdad es que llamó mucho la atención porque habíamos inventado un monstruo muy loco y tuvimos una repercusión increíble. Nos escuchó Gustavo Santaolalla, Todos tus Muertos y tuvimos muchas invitaciones para tocar en Buenos Aires. Volvimos a Mendoza y era un boom, entonces grabamos nuestros segundo disco.

–¿Pensabas que iban a triunfar?
–La verdad es que no, porque el primer show que hicimos fue muy tranquilo. Tocamos un domingo en un bar chiquito con difusión nula y encima salió campeón Boca por lo que había poca gente y nadie nos esperaba. Pero una vez que tocamos muchos de ellos se acercaron y nos felicitaron porque decían que los habíamos sorprendido.

–¿Por qué le pusieron Karamelo Santo?
–Fue por varios motivos. Se barajaron varios nombres y quedó ese. Andábamos con nuestras cargas rockeros y al ácido le dicen el karamelo santo.

–Así comenzó una de las bandas más importantes de Mendoza...
–Nosotros jugábamos mucho con el ser mendocino. Esta faceta mendocina patriótica de los Andes, Cuyo, el vino, nos venía bien. Era muy fuerte mi influencia con Alcohol Etílico, me acuerdo que de chico lo escuchaba con mi hermano y al tiempo Dimi Bass (el cantante) estaba sentado en mi casa.

–¿Cómo es el rock mendocino?
–En Mendoza ha habido bandas muy buenas y fuertes que después no triunfaron. Para mí Alcohol Etílico podría haber sido Soda Stereo. Ellos eran rockeros en serio, vivían el rock. Alcohol Etílico fue la gran banda de Mendoza, más que los Enanitos o que nosotros.

–¿Hay alguna parecida hoy en día?
–Es que las bandas son buenas o malas cuando logran sobrevivir a las primeras crisis, diferencias y conflictos. Hoy con internet cualquiera puede pegar una novedad y triunfar, lo difícil es mantenerse. Nosotros con Perfectos Idiotas fuimos la primera banda mendocina que tocó en Cemento y acá seguíamos siendo los mismos vecinos de siempre. No está bueno que las bandas se acostumbren a hacerse famosas sin trabajar. Las grandes bandas de Mendoza como Parió la Choca o Chancho Va la pelearon y nunca dejaron de trabajar.

–Mario Mátar fue uno de tus maestros...
–Sí, él junto a Daniel Martín fueron mis grandes mentores y me ayudaron muchísimo, no solo musicalmente hablando sino con muchos consejos de la vida. Fue una tristeza muy grande su muerte, lo recuerdo como a una persona enorme y muy importante en mi vida.

–¿Cuál fue el momento más importante en la historia de Karamelo?
–Hicimos 12 giras por Europa, estuvimos en todos los festivales que te imaginés, en España, en Montreal, en Suiza. Fuimos una de las primeras bandas latinas en llegar a tantos lugares. Nunca jamás ninguna banda latina había tocado en el Festival de Roskilde, en Dinamarca, y nosotros fuimos los primeros en el 2002. Me acuerdo que lo transmitió Pergolini en vivo. Era un suceso ser la primera banda en tocar allá, había mas de 50 mil personas.

–¿Cómo está Karamelo en la actualidad?
–Estamos a full, haciendo un disco nuevo. Este año cumplimos 25 desde que surgimos, entonces es un año de fiesta y vamos a estar tocando mucho. Entre febrero y junio tenemos más de 25 actuaciones. Han vuelto las canciones de Karamelo Santo, que es lo importante. Volvieron esas canciones y la gente quiere escucharlas. Quizás podamos estar en Mendoza, hay que cerrar algunos temas.

Ping Pong

¿Un referente de la música? John Lennon o Bob Marley. Y algunos argentinos pueden ser Palo Pandolfo, Daniel Martín y Mario Matar.

¿Un amigo de la música? Palo Pandolfo, los muchachos de Pario la Choca o de Kapanga.

¿Un recital propio? Participé en más de 2.000 recitales pero uno muy lindo fue el de la Vendimia en el 2008, en que estuvimos junto con los Trovadores de Cuyo.

¿Un recital ajeno? El show Amnesty Internacional que se hizo en el Malvinas Argentinas que estuvo Bruce Springsteen, Sting, Peter Gabriel y un montón de monstruos más.

¿Una canción propia? Remedio de mi corazón y El baile oficial.

¿Una canción ajena? Cualquiera de los Beatles

¿Tu rol en el mundo? Ser maestro y aconsejar para producir. Ya tengo 50 y no quiero ser ese chico que se fue de Mendoza a triunfar a Buenos Aires
Fuente:

Más Leídas