musica - Charly García Charly García
lunes 09 de abril de 2018

Tierra del rock y del buen vino

En Monteviejo. La bodega del Valle de Uco recibió este espectáculo que, entre copas y brindis, contó con la presencia de músicos como Coti, Iván Noble, Massacre, Vanthra o el gran Gilespi. GALERIA DE FOTOS.

Saliendo entre las viñas, por la oscuridad absoluta, lo único que iluminaba el camino de regreso era el cielo estrellado. Quizás la atmósfera coincidía con el gran evento que acaba de finalizar como fue el Wine Rock. La bodega Monteviejo fue testigo de una noche mágica en la que las armonías del rock vibraron al compás del vino.

Con el sol en lo alto marcando el mediodía comenzó esta cita que vio pasar por el escenario a grandes artistas del país y de Mendoza. Las 850 héctareas que presenta el Clos de los siete termina en la moderna e impresionante edificación de bodega Monteviejo. Las viñas, el verde del césped y las enormes barricas juegan con el arte de la pintura, la música y, por supuesto, del vino.

Un sábado ideal comenzaba con un puñado de personas que se acercaron en el mediodía para comenzar con la seguidilla de shows entre los que estuvieron los mendocinos Sebastián Garay, Samuel Aspe, el Pulpo Javier Montalto, Paula Neder y DeMata.

Maluko también hizo su aporte con su versatilidad que le permitió ir por distintos géneros como el rock o el blues hasta el reggae o un aire de flamenco.

Claro que como buen anfitrión, Marcelo Pelleriti, el ideólogo y creador del Wine Rock, también aparecía sobre el escenario con The Cellars. Con covers como Fanky de Charly García o Ciudad de pobres de corazones de Fito Páez la banda continuaba haciendo palpitar a los presentes, copa en mano, del rock nacional.
Embed
Los grupos seguían subiendo al escenario y era el turno de 4o. Espacio, la banda de Matías Camisani. Con su esposa, la modelo Dolores Barreiro, entre el público, el músico compartía el escenario con Roy Paranoico, Dhani Ferrón y el chaqueño Gaby Améndola. Los covers de Spinetta y Pappo, entre otros, fueron parte del repertorio del cuarteto que le dio paso a Rano Sarbach, director artístico del Wine Rock, que entonó diversos covers e invitó a escena a la enorme del soul como es la cantante Deborah Dixon.

Las más de tres mil personas que se hicieron presentes en medio de la montaña con una vista privilegiada siguieron degustando los vinos al ritmo del trío Ferrón- Tito Losavio y Gustavo Spinetta, hermano del Flaco Luis Alberto. Ellos le dieron paso al Enanito Verde, Felipe Staiti, que subió la temperatura del evento y terminó su paso por el escenario al ritmo de Lamento Boliviano.

Los rosarinos de Indios siguieron con las ondas rockeras y luego hubo un momento para lo acústico con uno de los platos fuertes de la jornada, el enorme Iván Noble. Un minuto antes de dejar de quererte, Perdido x perdido, Otro jueves cobarde, más Olivia y Sapo de otro pozo, con la colaboración del líder de Los Pericos, Juanchi Baleirón, fue el repertorio elegido por el ex Caballeros de la Quema.

El sol comenzaba a esconderse detrás de la Cordillera y la temperatura comenzaba a descender en la bodega. Los vinos seguían jugando en las copas que cada tanto chocaban con un nuevo brindis y el comienzo de otro show. Ahora era el turno del funk y del soul con el dúo Gilespi y Willy Crook. Junto a ellos estaban Sebastián Peyceré y Rafa Franceschelli que dieron paso a Coti Sorokin.

Con una banda que lo acompañó y con una sección de cuerdas, el rosarino mostró a los presentes gran parte de sus clásicos que no dejaron de cantar y de bailar cada una de las estrofas entonadas por Coti.
La noche ya había entrado con un cielo completamente estrellado para que Fernando Ruíz Díaz suba con Charlie Noguera y Pablo Fioravanti y así mostrar su nueva banda Vanthra. Con algunos temas conocidos también mostró otros que quizás logren consolidarse en las radios por la fuerza y el ritmo que tenía el ex Catupecu Machu.

Estaba llegando el final de la velada y las copas empezaban a vaciarse cuando Emmanuel Horvilleur mostró el repertorio más bailable de su carrera solista. El integrante de Illia Kuryaki era el encargado de darle paso al espectáculo de cierre que tuvo muchas sorpresas.

Walas sube a escena con un atuendo muy particular y Massacre empieza a despedir la noche con un repertorio cargado con temas propios y covers de distintas bandas. De invitados hubo para todos los gustos. Entonaron Crua Chan de Sumo, con la presencia de Gilespi y Crook, lo que creó un trío mágico entre Massacre, Sumo y Redonditos de Ricota. El cierre fue con You really got me lo que dejó al público aplaudiendo a más no poder y ya con las copas vacías empezó a emprender el regreso de una jornada mágica en la que el vino y el rock nuevamente mostraron ser un gran complemento.

Fuente:

Más Leídas