musica - Buenos Aires Buenos Aires
martes 12 de junio de 2018

"Si Gardel viviera, estaría estrenando tangos todos los días"

La cantante Jacqueline Sigaut, quien este miércoles en el porteño Centro Cultural de la Cooperación (CCC) presentará el repertorio inédito que reunió para reciente disco "Resiliencia Tango", defendió esa decisión estética y sostuvo que "es una responsabilidad seguir haciendo tango".

"Si Gardel estuviera vivo, estaría estrenando un tango nuevo todos los días", arriesgó Sigaut durante una entrevista con la agencia Télam en la que se ubicó en la línea que hizo poderoso al género.

En ese sentido, la vocalista indicó que "siento la necesidad de que el tango hable de hoy, de lo que nos pasa, después de haberse salteado muchos temas que nos sacudieron como sociedad".

Para plasmar esa premisa, la artista que antes registró los álbumes "Tangos" (2001), "Nada es casual" (2003), "Aquí y ahora tangos" (2006), "Porque quiero" (2009) y "Desde el recuerdo te vuelvo a ver" (2012), plasmó una docena de novedades.

El cd incluye "Rosa y gris" (Enrique Martin/Marcelo Saraceni), "Tango en negro y gris" (Teresa Parodi/Gabriel Senanes), "El verbo soledad" (Raimundo Rosales/Luciano Tobaldi), "Madrigal de ausencias" y "Zamba para un final" (ambas de Alejandro Szwarcman/Néstor Basurto), "La otra Buenos Aires" (Matías Mauricio/Pablo Nemirovsky), "En esta calle (José Arenas/Marcelo Saraceni), "La doble pena" (Mariano Pini/ Tato Finocchi), "Dos metros más allá" (Matías Mauricio/ Agustín Luna), "De tristeza y madrugada" (Gustavo Machado/Néstor Basurto), "Tierra Bruja (Alfredo Rubin/Fabrizio Pieroni) y "Rodar la voz" (Juan Falú/Andrés Pilar).

La placa reunió a Jacqueline con Adrián Enríquez (piano), Andrés Serafini (contrabajo), Marco Antonio Fernández (bandoneón), Paula Pomeraniec (cello) y César Rago (violín), además de los invitados: Franco Luciani (armónica), Leonardo Andersen (guitarra), Víctor Simón (piano), Juan Martínez (guitarra), Juan Libertella (bajo), Osvaldo Avena (percusión), Pablo Motta (contrabajo) y Andrés Pilar (piano).

"Resiliencia Tango" tuvo su lanzamiento en mayo en el Torquato Tasso y mañana a las 20.30 se hará oír en la Sala Osvaldo Pugliese del CCC (Av. Corrientes 1543, Capital Federal).

-¿En qué se funda la decisión de hacer un repertorio íntegramente nuevo?
-En que siento la necesidad de que el tango vuelva a ser nuestra música, sea social y haga que la gente se identifique con lo que propone.

-¿A qué atribuye que el tango haya perdido esa conexión con lo cotidiano?
-No lo sé, pero hay que tener algo en cuenta: A mediados del siglo pasado se podía vivir de escribir, tocar y cantar tango y ahora es remar contra la corriente haciendo todo de manera absolutamente autogestiva.

-¿Puede ser que esa historia tan brillante conspire contra animarse a lo nuevo?
-La historia va a decir qué es es bueno, pero es una responsabilidad seguir haciendo tango. Además el concepto no es competir contra Manzi o Troilo, sino compartir y, por suerte, muchas orquestas y mucha gente joven está entendiendo que el tango es un territorio fantástico para expresarse. Por eso el tango está en su mejor momento de los últimos 30 años y hay propuestas maravillosas todos los días, más oferta que público, propuestas muy variadas y un semillero muy importante.

-¿A qué atribuye esa corriente?
-A una movida muy interesante que no pasa por faltarle el respeto a nadie sino por necesidad; y cuando las cosas ocurren por necesidad se viene algo importante.

-¿Fue muy difícil reunir ese cancionero inédito?
-Escuché 400 tangos porque como soy de las cantantes que grabo me llegaron carpetas de todos lados. Y nos pusimos a trabajar con (el guitarrista) Leonardo Andersen y fuimos seleccionando a partir del criterio de que los tangos me eligen a mí, son perlas que me encuentran. Hay algo que me pasa aunque no lo entienda ni lo quiera entender.
Fuente: Télam

Más Leídas