musica musica
sábado 23 de diciembre de 2017

Perras on the Beach, vuelve al Cosquín Rock

Anti sistema. La banda mendocina se muestra rebelde y no sigue las reglas generales de la escena de la música. Su primer disco se titula Chupalapija en donde hay muchas canciones con "palabras flasheras".

Por Alejandra Cabrera

Perras on the Beach es una banda de Mendoza que surgió en el 2015 y sus integrantes editaron Chupalapija, su primer disco, que subieron como full álbum a YouTube y luego a Bandcamp. Ahora, los mendocinos estarán por segunda vez en el Cosquín Rock cordobés, el 11 de febrero del 2018.

La banda tiene integrantes, de entre 17 y 24 años (Lucca Beguerie, en guitarra eléctrica; Cocó Orozco en batería; Bruno Beguerie, -hermano menor de Lucca- en bajo; Simón Poxyran, en voz y criolla, y Juan Saieg, -hermano mayor de Simón-, en sintetizadores) se conocieron por el colegio en 2008. Juan, Lucca y Cocó ya venían de la experiencia de compartir grupo en la banda Usted Señálemelo.

"Perras On The Beach surge recién cuando, ya siendo todos amigos de todos, me junté con Lucca en el estudio de su familia (Fader Records), y grabamos La playa, que después nos inspiró a armar una banda y a la hora de armar el equipo obviamente pensamos en desordenar un poco Usted Señálemelo. Por eso decimos siempre que somos bandas hermanas. Principalmente empezó como todo, jugando" comentó Facundo Cruz, su representante.

El disco Chupalapija tiene una energía muy fresca que de tan espontánea y desvergonzada conmueve a través de diferentes humores, con mucha verticalidad y simpleza. Las canciones son flasheras, gritonas, puteadoras con improvisada prolijidad; sin embargo, múltiples influencias y sonidos variados constituyen un disco potente, sólido: con una paleta de sonidos amplia, una calidad y un trabajo que los aleja bastante de lo predecible que se podría esperar de un primer trabajo.

"Para nosotros Chupalapija es una forma de vida. Ni siquiera lo vemos como un insulto, es una filosofía de vida. O sea es como la película que Jim Carrey dice Sí a todo, nosotros decimos Chupalapija."

La portada bromea con el contenido explícito de las letras, incluyendo un "Parental Advisory" que pusieron como advertencia; sin embargo, se jacta, "eso no es nada a comparación del disco nuevo que se viene en el 2018".

El disco, según comenta Simon Poxyran, se grabó en tres días y lo trabajaron exclusivamente entre los miembros de la banda. "Nada de productores ni ingenieros o alguien que entienda algo de lo que hay que entender y no lo digo porque no me parezca la manera, solo que nada, pintó ser un poco rolinga y hacer las cosas mal después que tanta gente no lo hace".

Las canciones pasan por el folk lisérgico, un punk rocanroleado y hasta hip hop con rimas absurdamente burlonas que conviven armónicamente bajo el espíritu ecléctico y desinhibido del disco.

Sobre la primera experiencia en el Cosquín Rock comentó: "Fue un antes y un después. Porque llegábamos después de una gira por el sur en la que la habíamos pasado mal. No hacemos apología pero hay muchas canciones que hablan del porro y otras en las que digo malas palabras. Eso no cayó bien en San Martín de los Andes, donde hay gente medio facha... No tuvimos buenas respuestas de la gente ni de la organización. Así que a Cosquín llegamos medio cagados. Pero al toque de empezar el show, la gente sabía las canciones y estaba al palo. Ahí me empecé a sentir parte de algo..."

Mientras que sobre el mundo del rock en Mendoza expresó: "Desde que tengo uso de razón, en Mendoza he ido a ver música con mis viejos o mis amigos. Hay de todo, la verdad es que ahora hace ruido, los pendejos vienen con la data de escuchar más bandas. Estamos medio petardos, con ganas de explotar y muy conscientes de que lo que no haces ahora, no lo haces nunca. Están todos esperando que haya una fecha para ir a delirar. Es una movida en serio, la gente no va a verte porque salís en la revista sino porque valoran lo que haces. Los pibes que nacieron en el 2000... Ellos serán los que terminen revolucionando a Mendoza. Vienen con una data que el resto de la gente no maneja".

Ente las influencias de la banda se encuentran: Mac DeMarco, Juan Wauters o Tame Imapala. También reconoce, en este mismo sentido, la tradición del rock nacional –Charly García, Spinetta o Cerati, por ejemplo-. Otras bandas más cercanas, como Las cosas que pasan, Mi amigo invencible, o Francisca y los exploradores son no solo sus influencias sino amistades.

"En Mendoza el circuito de bandas es raro pero la mayoría de las bandas nos gustan o compartimos escenario, te puedo nombrar dos de las mejores: Alicia y Spaghetti Western, además de Las cosas que pasan. Pero también hay bandas de mierda, como en todos lados".

El disco empezó a circular mucho en Bandcamp y YouTube; incluso se puede escuchar un álbum de versiones bossa nova de las canciones de Chupalapija -excepto Australia que se olvidaron de grabarla-.

Los próximos planes de la banda incluyen grabar nuevos temas, que continúan la búsqueda sonora de este primer disco flashero, sentido y honesto.

Son posiblemente la banda que más promete y también la que, en pleno siglo XXI, recibe "advertencias" de no decir malas palabras en festivales de música emergente.
Fuente:

Más Leídas