Musica Domingo, 12 de agosto de 2018

Parió la Choca y sus bodas de plata

Una de las bandas más representativas de nuestro rock mendocino cumple 25 años y lo festejará el próximo viernes en la Nave Cultural.

Como el vino, los chicos de Parió la Choca, mejoran con el tiempo y se mantienen vigentes y presentes en la escena local y nacional después de un largo camino recorrido. Dicen que 25 años no son nada pero para esta banda de rock mendocina, el cuarto de siglo, es experiencia y profesionalismo que no se acaba con este festejo. El grupo se proyecta para cada vez superarse a sí mismo. El festejo será el próximo viernes, a las 21.30, en la Nave Cultural (Maza y España, Mendoza capital).

En una distendida charla con Luis Pepe Cambría, cantante y fundador de la banda cuyana, contó a Escenario sobre la trayectoria, el presente y diversos temas de inflexión del mundo del rock.

-¿Cómo hacen para mantenerse 25 años en la escena, cuál es la receta para llevar una banda tan grande?

-La constancia, el reinventarte año tras año, estudiar el mercado, ver qué está sonado, qué es lo que las nuevas generaciones captan y cómo lo aplicás. Tenés que mantener tu estilo y premisa como músico.

-¿Modificaron mucho su estilo con el correr de los años?

-No porque nosotros no somos una banda encasillada en un estilo, somos una fusión de rock latino y dentro de cada fusión hay ramas que alimentan nuestra música. Hoy por hoy hay mucha influencia del reggaetón o el trap y vas tratando de incorporar características de estos estilos a las canciones.

-¿Se llevan bien con las nuevas tendencias o son más clásicos?

-Somos clásicos pero tenemos que de alguna manera entender cómo se maneja el mercado y el mundo si queremos sobrevivir. Hemos tratado de ver, captar y reinventarnos no sólo musicalmente sino también en la estética, incorporando elementos actuales, porque sino, no hay recambio de público.

-¿Cómo viven el boom de las redes sociales, se han adaptado?

-Llegó un momento en que tuvimos que contratar a una persona que manejara las redes y a un community manager para entender que, en la era difital, el mercado pasa por Spotify. Nosotros somos una banda que empezó cuando se pegaban los afiches con engrudo (risas) y que no se escuchaba una canción si no era con el formato físico y creo que esa es nuestra ventaja, tener una base sólida. Por ejemplo, las bandas que se forman a partir de la era digital por ahí son más efímeras, hay un facilismo que hace que los proyectos por ahí no sean a largo plazo. De ahí nuestra ventaja de haber crecido desde otra realidad que hace que la banda sea un proyecto sólido.

-Mendoza es cuna del Indie, movimiento protagonista de la escena actual, ¿qué pensás sobre su estallido?

-En un momento le pregunté a un funcionario por qué apoyaban tanto el Indie y habían dejado de lado otras propuestas. Me explicó que Mendoza es uno de los polos más importantes de Argentina con el Indie y me pareció lógico. Lo veo como un movimiento sumamente respetable.

-¿Creés que a otras propuestas se les da la espalda?

-No, pero en el caso de ser así debe ser porque las demás propuestas no están haciendo bien las cosas como lo ha hecho el Indie, de laburar bien con todo lo estético, la difusión y el posicionamiento. Para mí es cíclico, hoy está arriba el Indie y después quizás vuelve el ska o el que sea. Me parece que es importante que cada tribu no se vuelque a la otra por moda.

-¿Pensás que hubo un antes y un después en la música con la tragedia de Cromañon?

-Totalmente, lo digo en todos lados, todos se quejan de que no hay lugares de que no los reciben, pero no es así, murió gente y hay que tener eso en cuenta. Un recital hoy por hoy no es lo mismo que antes. Antes tocabas en cualquier lado y no importaba ninguna medida porque era todo fiesta. Hay que hacer las cosas bien, tenés que cuidar a tu público.

-¿Lo viviste de cerca?

-Muy de cerca, porque me tocó el Cosquín Rock post Cromañón en el 2005 y fue terrible, la charla del Flaco Spinetta al respecto, las Pelotas pararon el show porque la gente estaba con bengalas, no entendían. Después me tocó estar en una gira muy cerca de Cromañón, en Once, y justo había una misa de los padres. Teníamos fans en común, palpé yo mismo la realidad, no me la contaron. Es simplemente la cultura de cuidar al otro, no ser hippies con las cosas, de entender que con esto hay que hacer una cultura consciente y ponerla en práctica. No creo que se haya cerrado una puerta al rock o se lo haya perseguido, sino que estaban las cosas mal hechas.

-Muchas bandas consideran que las persiguieron y se les cerrarron puertas...

-Yo no dejé de tocar, al contrario, yo soy productor de eventos y nos pusimos las pilas de ver qué estaba mal para mejorar, para que no se muera nadie más. Creo que hubo un cambio de chip y un mea culpa.

-¿Fue difícil posicionarse como músicos en Mendoza?

-La primera remada fue para nosotros llegar a Capital, porque somos de Maipú. Una vez que captaste el público y ves cómo funciona la cosa, es más fácil. El ser prolijo, consecuente con lo que cantás en el escenario y brindarte a la gente, creo que son los componentes que te abren las puertas y te permiten un ida y vuelta con la gente.

-Su último disco es un homenaje al rock mendocino...

-Somos una banda muy regional, ya partiendo desde nuestro nombre, que nos costó mucho sacarle "lo grasa" que se podría acuñar al concepto para transmitirlo como una frase netamente cuyana. Es difícil cambiarle el chip conservador al mendocino, siempre fue una remada. Nos posicionamos desde un principio con nuestras letras desde la pura cepa de nuestra tierra.

-Por eso este disco...

-Máquina del tiempo, el disco homenaje, es un mimo y reconocimiento a las bandas que fueron nuestras mentoras. Fue una gran satisfacción realizarlo porque originó un proyecto de ir a contar la historia del rock a escuelas y pasearnos por toda Mendoza hablándoles de rock a los chicos. Eso fue hermoso. No fue sólo un disco, había un post disco que fue instalarlo, ese fue nuestro aporte.

-¿Son conscientes de que son referentes para otras bandas?

-Lo más lindo es cuando te lo agradecen en el escenario, está bueno y realmente te emociona. Por ejemplo La Skandalosa Tripulación, que los considero mis pollitos, y tengo fotos de ellos yéndonos a ver muy chiquititos y ahora la están rompiendo, eso es algo muy lindo

-¿Hay algún próximo disco en puerta?

-Estamos grabando un EP para regalar en el show de festejo de los 25 años en la Nave Cultural. Será parte de la entrada pero será una edición limitada. Para fin de año sí está proyectado comenzar con la grabación del nuevo disco.

-¿Cómo será el show?

-En este show específicamente queremos rescatar canciones que no tocamos mucho, presentar un tema nuevo, tocar los hitazos de siempre, recorrer la historia, darle otro concepto a las canciones a través de los invitados que van a venir. Estamos muy contentos y queremos tirar la casa por la ventana, no es un show más, ninguno lo es pero este mucho menos.

Dejanos tu comentario